Información práctica sobre transportes en Bélgica

El Sputnik de los taxis en Bruselas

¿Quién no ha ido nunca a una gran ciudad, sobre todo del extranjero, y no ha sabido bien cómo moverse por ella?. Yo no sé si a vosotros os ocurrirá, pero a mí siempre me resulta un tanto problemático, en ocasiones, desplazarme por los lugares que visito. Intento siempre informarme antes de viajar sobre los transportes que se pueden utilizar, cómo está el tráfico en la ciudad, taxis, metros, autobuses… bueno, de todo un poco. Desde aquí queremos acercaros a todos estos detalles de las distintas ciudades belgas, tal vez las más importantes y más grandes, claro está. Para que luego no podáis decir que os perdistéis…

Empezaremos con Bruselas, una importantísima ciudad ya en la Edad Media, sobre todo entre los siglos XIV al XVI. Lo mejor que os puedo recomendar es tomar un mapita gratuito, de estos que suelen dar en cualquier hotel, o en la Oficina de Turismo de la ciudad, situada a la derecha del Ayuntamiento, en la Grand Place. Os lo digo porque Bruselas presentará un doble trazado: el medieval de la zona centro, y las amplias avenidas de los bulevares y la zona moderna.

Una buena forma de movernos por Bruselas es a través del taxi. Debéis dirigiros a las paradas de taxis, porque no es muy frecuente que los taxistas belgas paren su coche si lo pedís en medio de la calle. No existe aquí esa imagen tan típica, con la mano en alto gritando ¡¡¡¡ Taxi !!!!… El taxi oficial en la ciudad de Bruselas tiene en la parte superior un panel iluminado, al que los ciudadanos llaman el Sputnik, donde se puede leer Gewest Bruselas – TAXI – Région de Bruxelles. Los taxis van con su taxímetro, y los precios dependen de la hora y del día. Si salís de los límites de la ciudad, subirá el precio, y la tarifa desde el aeropuerto a Bruselas es de 30 euros.

Yo, que no soy muy amante de los taxis, prefiero el transporte público, aunque son una buena opción si queréis tener vuestro transporte ya desde las mismas puertas de vuestros hoteles en Bruselas. En la ciudad existe una amplia red, con los tranvías, los autobuses y el metro. Un mismo billete se puede utilizar durante una hora en todas las formas de transporte público, con un coste de 1,40 euros. Se pueden comprar los billetes en la cabina del conductor del tranvía o del autobús, o en las estaciones de metro subterráneo. También están disponibles tarjetas de día, con un total de 10 billetes, a un precio de 10 euros.

Bruselas tiene tres principales estaciones de ferrocarril: Norte, Centro y Midi. Los trenes que parten a las distintas ciudades belgas se pueden tomar en cualquiera de las tres estaciones. En la Estación Midi, o Estación Sur, podéis tomar el tren a París, con una duración del trayecto de 1 hora y 20 minutos, así como el tren Eurostar hasta Londres, con una duración de 2 horas y 40 minutos. Los trayectos a las distintas ciudades belgas son: 1 hora hasta Brujas, 40 minutos hasta Gante, 35 minutos hasta Amberes y 1 hora a Lieja. Para vuestra curiosidad, tardaréis 3 horas hasta Amsterdam y 2 horas a Colonia.

Ojo: hay muy pocos aseos públicos en Bruselas. Si encontráis alguno, tendréis que pagar 0,50 euros para entrar. Siempre se puede encontrar, cómo no, baños en las estaciones del metro o del tren. Espero que esto no sea óbice para que podáis moveros tranquilamente por la ciudad. Bruselas lo merece, y vosotros también.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top