Eeklo, el encanto del bosque flamenco

Ayuntamiento de Eeklo

Dice un viejo proverbio flamenco que “uno sólo ama bien lo que conoce mejor”. Esto os puedo decir que es muy cierto para los pequeños pueblos rurales de la zona de Meetjesland. Eeklo está considerada como la ciudad más importante de esta región, con su insospechada belleza y las pequeñas quebradas y arroyos pintorescos.

Al norte se hallan los polders, una maravillosa región de terraplenes. Es una zona que debe ser visitada por cualquiera por sus llanuras y sus grandes extensiones de agua. Al suroeste se hallan extensas zonas boscosas, que aún se mantienen desde los siglos pasados. Por ejemplo, la Drongengoed, los bosques de Lembeke o el patrimonio provincial de Het Leen, que ofrece al turista un entorno natural de 250 hectáreas.

Esta parte de Flandes occidental es una región rural de zonas boscosas, donde se alternan canales intercalados con arroyos. Se trata de un paraíso para el senderismo o el ciclismo, donde los aficionados a la fotografía pueden disfrutar enormemente con sus paisajes.

La comida tiene aquí también un lugar de honor. La región tiene muchos buenos restaurantes y delicias regionales, como las anguilas de la riviera y los mejillones. Los amantes de la historia y la arquitectura deben visitar la región de los siete museos, la catedral al norte de Watervliet y la iglesia neogótica de San Vicente en Eeklo.

Un paseo por Het Leen

Eeklo es una de las ciudades más importantes en la confluencia entre Gante y Brujas, logrando preservar su encanto. La iglesia neogótica de San Vicente, o el hermoso Ayuntamiento flamenco, con su campanario y el carillón, sus pintorescas casas, algunas de las cuales se remontan al siglo XVII, todas dan testimonio de su patrimonio histórico.

En el mercado de la ciudad hay unas maravillosas terrazas en las que sentarse a descansar. El Ledeganckplein debe su nombre a uno de los residentes más famosos de Eeklo, el poeta Karel Lodewijk Ledeganck, cuya estatua de bronce domina la plaza del pueblo.

Eeklo es una ciudad de escuelas y tiendas, con una infraestructura deportiva amplia y variada. El Huysmanhoeve merece una visita especial. Es una granja que se halla dominada por un majestuoso pórtico, que se remonta al siglo XIII. Los amantes de la naturaleza seréis abrumados por el patrimonio provincial de Het Leen, que alberga el Museo Regional de Bosques.

Si bien la parte central de Het Leen se asemeja a un parque, las áreas son, por el contrario, de un carácter más arbolado. La flora y fauna de Het Leen es muy abundante. Se halla surcada por 63 kilómetros de senderos. La finca está equipada con servicios de cafetería, centro juvenil y un campamento para jóvenes. También alberga el Museo Regional de Bosques, con una amplia colección de productos elaborados con la madera de los árboles de la zona, así como instrumentos de tala de los siglos pasados.

Tags:

Imprimir


2 comentarios

Comments RSS

  1. Patrick Coppens dice:

    Querido,

    En el texto de “Eeklo” he encontrado un afalta. El pueblo no se llama “Lembeek” pero “Lembeke”.

    Por ejemplo, la Drongengoed, los bosques de (Lembeek)LEMBEKE o el patrimonio provincial de Het Leen, que ofrece al turista un entorno natural de 250 hectáreas.

    Muchos saludos,
    Patrick Coppens
    Lembeke

  2. Carmen Marquez dice:

    Hola Patrick:

    Gracias por el apunte. Lo hemos corregido; no obstante, hemos hecho las comprobaciones oportunas, y al parecer, dependiendo del idioma el pueblo se menciona tanto Lembeke como Lembeek.

    Un saludo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top