Tournai, las reliquias de Nuestra Señora

Catedral de Tournai

En la maravillosa ciudad de Tournai sienten verdadera admiración y devoción por un hermoso relicario de principios del siglo XIII, una de las obras artísticas más importantes que se pueden ver en toda Bélgica, conocido como el de Nuestra Señora, y que se halla en el interior de la esplendorosa Catedral de la ciudad.

Dentro de este mismo templo se pueden apreciar otros conjuntos de gran belleza, como la capilla donde se alojan las reliquias de San Eleuterio, realizada en 1247, una cruz bizantina del siglo VI o VII, así como otros objetos religiosos.

Nuestra Señora es la advocación que acoge el nombre de la Catedral de Tournai. La veneración a este nombre de la Virgen se convirtió en sumamente importante para sus habitantes a partir del año 1090. En ese año, el obispo sacó las reliquias de Nuestra Señora en procesión alrededor de la ciudad para poner fin a una epidemia mortal que estaba asolando la ciudad. Pocos días después de la procesión, la epidemia abandonó la ciudad, y Tournai se salvó. Desde entonces se conmemora en la ciudad, cada año, la procesión con las reliquias de la Virgen.

Un centenar de años más tarde, en torno a finales del siglo XII, el obispo Stefanus ordenó la construcción de un nuevo relicario para acoger las reliquias de Nuestra Señora. Una inscripción, que probablemente no sea la original, en la parte inferior del relicario menciona a Nicolás Verdún como su creador. Problamente fue construido por Nicolás entre 1200 y 1205.

Representa un adelanto espectacular de lo que luego más tarde sería el arte gótico en este tipo de manifestaciones artísticas. Se puede ver sobre todo en la gran expresividad de los rostros y en las posturas de los distintos personajes que aparecen en el relicario.

En el relicario se representan varias escenas de la vida de la Virgen María, así como episodios de la vida pública de su hijo Jesús. Entre estas escenas se hallan la Visitación, la huida a Egipto, la visita de María a su prima Santa Isabel, el nacimiento de Cristo, la adoración de los Reyes Magos, el bautismo de Jesús, la flagelación de espinas, etc…

Los espacios por encima de las escenas están decorados con ángeles y profetas. El relicario ya no contiene actualmente las reliquias originales. Probablemente desaparecieron alrededor de 1566, durante el tiempo en el que las herejías tomaron los Países Bajos. Las reliquias fueron guardadas del saqueo de los soldados franceses en tiempos de la revolución gala.

Algunas fases de la decoración en el relicario se añadieron durante la restauración llevada a cabo en 1890. Sin duda que si la visita a  Tournai os maravilla, la Catedral y el relicario de Nuestra Señora os dejarán aún más maravillados.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top