Cuándo viajar a Bélgica

Tren TGV en la estación

Sin duda alguna que la mejor época para viajar a Bélgica es la que va de mediados de abril a mediados de octubre. La temporada turística crece considerablemente durante los meses de julio y agosto, sobre todo gracias a la mejoría de las condiciones climatológicas. Aunque eso sí, Bélgica puede ser igual o más atractiva en cualquiera de los otros meses del año, sobre todo por el abaratamiento en los precios del transporte, los hoteles, además de que el trato será mucho más cercano y accesible.

¿Cuándo es el mejor momento para viajar a Bélgica?

Pero, aparte de todo ello, hay ciertos eventos que hacen que sea incluso aconsejable visitar Bélgica en otros meses que no sean julio y agosto. Por ejemplo, en Bruselas la temporada musical tiene su máximo esplendor durante el mes de abril, mientras que en una ciudad como Tournai, su día grande se celebra el segundo domingo de septiembre, con la Procesión de la Peste que llena de colorido y luz la ciudad.

Bélgica tiene un clima moderado, con pocas temperaturas extremas, ya sea en verano o en invierno. También hay que decir que llueve mucho, aunque la intensidad no es tanta, sino más bien la frecuencia, es decir, que no nos encontraremos con grandes chaparrones. Las temperaturas son más bajas en diciembre y enero, con una media de 6 grados, y más altas en julio y agosto, con una media de 23 grados.

En primavera, cuando el colorido y la vida está llegando a los parques belgas, el clima resulta muy variable. Julio y agosto son los mejores meses para tomar un café o cenar en un restaurante al aire libre con mayor seguridad. Septiembre tiene por lo general un par de semanas de buen tiempo de verano tardío, incluso hay días soleados en invierno, cuando el cielo alterna entre las mañanas nubosas y las tardes de sol.

Brujas

En las colinas boscosas de las Ardenas la mejor época para recorrerlas es con las caídas de las hojas de los árboles en otoño. Es sencillamente espectacular, donde se mezcla la mezcla de los colores del paisaje con una exquisita gastronomía en sus excelentes restaurantes, ya que estaremos también en la temporada de caza silvestre.

Los inviernos en la costa son moderados debidos al toque del Mar del Norte, aunque en la mayoría de las ocasiones son muy lluviosos. El interior belga es completamente diferente. Algunos años las temperaturas caen mucho debido a la presencia de los canales, sobre todo en Gante y Brujas. En las Ardenas cae la nieve y se puede practicar esquí. En Bruselas nos esperarán un montón de días con cielos grises, y será difícil contemplar un día azul.

Como últimas recomendaciones, algo que tenéis que recordar siempre en vuestros viajes a Bélgica: llevaos un paraguas, sea cual sea el mes en el que vayáis. Asimismo, haceros con un impermeable, con un forro de lana para el invierno. Además, un par de jerseys, incluso en julio, y pocas camisas de manga corta. Aunque en verano lo más aconsejable es llevar ropa cómoda.

Días de fiestas en Bélgica

Para terminar os indicamos los días festivos en Bélgica: 1 de Enero (Año Nuevo), Domingo y Lunes de Pascua, 1 de Mayo (Día del Trabajo), Jueves de Ascensión de la Virgen, Domingo y Lunes de Pentecostés, 21 de Julio (Día de la Independencia de Bélgica), 15 de Agosto (Día de la Asunción), 1 de Noviembre (Día de Todos los Santos), 11 de Noviembre (Día del Armisticio de la Primera Guerra Mundial), y 25 de Diciembre (Día de Navidad).

En Flandes el 11 de Julio es el Día de la Comunidad Flamenca, aniversario de la Batalla de las Espuelas de Oro de 1302. En Valonia, el 27 de septiembre es el Día de la Comunidad francesa, recordando la independencia del estado holandés en 1830.

Para ayudaros a elegir cuando viajar a Bélgica

Os dejo algunos paquetes de viajes por Bélgica, con todo ya organizado:

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top