Ath, la ciudad de los gigantes

Los gigantes de Ath

La ciudad de Ath, famosa por sus gigantes, se halla en la confluencia de dos ríos. No es muy grande, apenas cuenta con 25.000 habitantes, pero tiene una rica y agitada historia que ha dejado huella en Bélgica. Testimonio de ello dan sus notables edificios. Desde la plaza del mercado, todos los que nos acerquemos a Ath podemos descubrir sus grandes tesoros.

Ath se halla también rodeada de un paisaje tranquilo y muy bien conservado. Pero como os decíamos antes, si Ath es conocida en Bélgica es por sus gigantes. El cuarto fin de semana de agosto se celebra en el centro histórico de Ath las fiestas conocidas como el Ducasse. Durante varios días, la ciudad es un vibrante centro del folklore popular belga.

El sábado tiene lugar la boda del gigante Goliat, el que luchó contra David. El domingo hay una procesión con varios gigantes, carrozas y grupos de disfraces, que recorre las calles de la ciudad. Esta tradición medieval se ha vuelto cada año más atractiva. Los habitantes de Ath toman parte con mucho orgullo en la procesión y el folklore de las fiestas. Después de las vísperas del sábado, todo el mundo conoce un trozo de la popular tarta de Masteilles.

Durante todo el año, los gigantes que salen en procesión están expuestos y os dan la bienvenida en su casa, la Casa de los Gigantes, donde se pueden visionar imágenes de la fiesta. El propio Goliat se presenta a sí mismo y a sus compañeros en un lugar maravilloso: una gran mansión del siglo XVIII, que abre sus puertas de martes a viernes, de 10.00 a 12.00 y de 13.00 a 18.00 horas, y hasta las 17.00 de octubre a marzo. Los fines de semana y festivos abre de 14.00 a 18.00 horas.

Ath cuenta con una serie de interesantes museos, como el Museo Galo Romano, un moderno museo que presenta dos barcos romanos del siglo II excepcionalmente bien conservados, o el Museo de Historia y Folklore, que muestra la historia de la ciudad, así como su arte y artesanía. Otro de los museos que debéis visitar es el de las Canteras de Piedra, en el que se nos muestra la historia de la industria de las piedras en Bélgica. Con el cierre de las canteras, la naturaleza cambió su curso en el país.

En el recinto del castillo medieval de Ath podemos admirar la Torre Burbant, que pertenece al excepcional patrimonio de la Valonia. Construido en la segunda mitad del siglo XII, se trata de una bellísima torre anglonormanda. Las visitas guiadas a la torre y al centro histórico de Ath se pueden realizar previa solicitud a la Oficina de Turismo.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top