Bélgica, speak english

Neerlandes

Una de las principales preocupaciones a la hora de viajar a algún lugar suele ser el idioma. A pesar de vivir en un mundo globalizado donde las noticias son las mismas y donde todos hablan prácticamente de lo mismo o tienen lo mismo que decir, los idiomas se siguen manteniendo como un estandarte cultural contra el viento masificante de los nuevos tiempos.

Esta preocupación nos lleva muchas veces a elegir paquetes turísticos con guías que enarbolan su paraguas bajo el sol y nos vemos arrastrados por ese batallón que avanza a paso firme por tiendas y paradas preconcebidas, como esos grupos de orientales de los que alguna vez nos burlamos, y así vamos en una carrera loca que no deja lugar para las casualidades absurdas que son lo mejor de los viajes, esas sorpresas insólitas que se encuentran a la vuelta de la esquina.

Pues en Bélgica tienes que saber que se habla en Neerlandés: un idioma de origen germánico que comúnmente se conoce como holandés y cuyo nombre deriva del término nederland que significa “tierra baja” (de ahí Países Bajos).

El neerlandés es, al igual que el alemán, bastante complejo, lleno de términos compuestos larguísimos y complicados formados por varias palabras que quieren significar una sola cosa. Pero tranquilo. Todo esto no significa nada para ti. Es más, hay otra cosa que debes saber. Es que a pesar del origen germánico y las similitudes idiomáticas con el alemán, nadie habla este último. Lo entienden, sí, pero no lo hablan ni les gusta escucharlo. Por el contrario, todos los belgas hablan increíblemente bien en inglés. Es sorprendente preguntarle algo a cualquiera en la calle, y digo a cualquiera, y que te entiendan y te respondan en un inglés más que claro.

No conozco, en el mundo, ningún otro país no anlgoparlante donde se hable a tal punto en inglés. En Bélgica, speaking in english, te moverás como un pez en el agua.

Así puedes sentarte, entonces en una cafetería y decir en perfecto alemán “nehemen Sie mir bitte ein Bier” y no conseguir nada, pero basta con una seña acompañada de un sonido mucho más corto y conciso como “a beer, please” y con eso conseguirás probar finalmente una fría, espumosa y efervescente cerveza belga que es indudablemente la mejor del mundo.

Además de la cerveza, la pastelería en este país es exquisita, tiene una mezcla de refinamiento francés con suculencia alemana. Por eso es importante que sepas pedirlas en inglés o en neerlandés o en lenguaje de señas, no importa cómo. Sea como sea tienes que probar al menos un pastel de chocolate y al menos una cerveza.

Para el caso, al pedir una cerveza di “Een bier” en neerlandés o simplemente “a beer” en inglés y al pedir un pastel de chocolate di “Een stuk van chocoladetaart” o “a chocolate cake”. Dilo como quieras, te entenderán de cualquiera de las dos formas.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top