Vresse y Laforet, maravillas en la Valonia

Vresse sur Semois

Hoy nos acercamos hasta el pueblo de Vresse sur Nemois, en la provincia de Namur, un lugar en el que nos sentiremos casi en el fin del mundo. Os aconsejamos llegar a través del hermoso valle del Semois, entre Chiny y Bohan, cerca de la frontera francesa. Es un lugar que lo mismo podéis pasar un par de horas, o un fin de semana, para pasar unas vacaciones muy agradables en cualquiera de sus casas de campo.

En el siglo pasado, el cultivo del tabaco ha permitido a pueblos como Vresse y los alrededores crecer y desarrollarse. El tabaco generó muchos puestos de trabajo, sin embargo, hoy sus fábricas, que se pueden visitar, están en ruinas.

Pero Vresse sur Semois ha sido curiosamente un pueblo punto de encuentro de numerosos artistas. Nuestra primera visita se inicia en el museo Fundación Chaidron-Guisset, detrás del ayuntamiento. Allí veréis cuadros y pinturas de artistas de la zona, que no son para nada conocidos, pero que muestran paisajes de los alrededores de gran calidad.

La tradición artística de la ciudad continúa con el festival de arte contemporáneo “Arte en el agua”, que se celebra todos los veranos en Vresse. En él, muchos artistas locales se colocan junto al río para pintar cuadros de la zona. Podéis pasearos viendo cómo pintan.

Desde la orilla del río Semois, donde se celebra el festival de arte contemporáneo, podemos hacer un paseo geológico por la zona, observando las rocas piedra arenisca, caliza y coral que han sido moldeadas por el tiempo. En julio y agosto, el paseo se puede hacer hasta la cercana y bonita localidad de Laforet, a trevés de un puente que se coloca temporalmente sobre el Semois.

Laforet es uno de los pueblos más bonitos de la región de la Valonia. Es muy pequeño y tranquilo, con una lavandería, dos canales de agua, algunas casas y una hermosa cafetería. Cuando la visitamos, en julio, eran las fiestas del pueblo, por lo que estaba mucho más animado.

Hay una preciosa ruta que se conoce como el Paseo de las Leyendas, que se inicia en la parte superior de Laforet, y nos lleva a través de un bosque, desde el que se admira unas hermosas vistas de Vresse y Laforet. No es de extrañar que de aquí hayan podido surgir mil y una leyendas.

Desde aquí se puede regresar perfectamente a pie hasta Vresse sur Semois. Allí podemos comer en alguno de sus restaurantes

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top