El Ducasse de Messines en Mons

Ducasse de Messines

A finales de marzo, concretamente los días 27 y 28 de marzo del 2010, se celebra en la ciudad de Mons uno de los eventos más antiguos e interesantes que se pueden ver en la provincia de Hainaut. Se trata del Ducasse de Messines. Cada año, una gran cantidad de turistas y residentes disfrutan en la ciudad de este espectáculo, en el que se mezcla lo tradicional y lo moderno.

Ducasse de Messines se puede traducir algo así como las fiestas patronales de Mons. En realidad, estas fiestas marcan el comienzo de la primavera para los habitantes de Hainaut, y por tanto son las primeras fiestas importantes que se celebran en la ciudad. Gigantes, cabezudos y su tradicional mercadillo de flores inundarán las calles.

Precisamente Messines es el nombre de uno de los gigantes que desfila por las calles de Mons, junto a su compañero en alturas Nismes. Los desfiles están amenizados con bandas de música, y la mayoría de la gente pasea con flores en las manos, y vestidos de manera tradicional.

Y es que el 28 de marzo, desde bien temprano por la mañana, tiene lugar en la plaza principal de Mons el tradicional mercado de flores, dando un colorido inusual a la ciudad. Esa misma mañana, sobre las 11.00 horas, es el momento elegido para que los gigantes recorran Mons. Los niños son los que más disfrutan con el paseo de los gigantes.

El origen del Ducasse de Messines es religioso, aunque la mayoría de la gente hoy se lo toma como una fiesta popular. Pero en un principio, todo parte de las peregrinaciones de enfermos y necesitados a la Iglesia de Nuestra Señora en Mons. Se cuentan en Mons historias de milagros que se produjeron en el siglo XVII, y que dieron lugar a esta celebración.

El domingo, junto al mercado de flores, hay un mercado en donde se venden objetos tradicionales de la fiesta, que suelen elaborarse durante el invierno. Entre estos objetos están los molinos, soldaditos de madera tallados a mano, y vestidos con uniformes de distintos regimientos de Mons, y los clásicos rossignol, un pequeño objeto de cerámica con seis orificios, por los que al soplar suena una melodía muy parecida al ruiseñor.

Tenéis que venir a disfrutar del Ducasse de Messines en Mons, una fiesta en donde los gigantes llevan flores, y en donde la música y las tradiciones más antiguas de la Valonia se mezclan con la risa de los más pequeños.

Foto Vía Ines Saraiva

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top