La Taberna Manneken Pis en Bruselas

Taberna Manneken Pis

Íbamos un poco como locos para ver la célebre estatua del Manneken Pis. No nos quedaba mucho tiempo para regresar a nuestro hotel, hacer las maletas y salir rumbo hacia otro destino. Siguiendo las indicaciones no es difícil de encontrar al niñito que orina. No sé a vosotros, pero a mí no me llamó mucho la atención, la verdad. Pero bueno, si para algunos es el símbolo de Bruselas

Entre los que no paraban de hacerle fotos al niño y los que preferían pasar horas y horas en las tres o cuatro chocolaterías que rodean a la fuente, nosotros no lo pensamos dos veces: entramos del tirón en la Taberna Manneken Pis, justo frente a la pequeña estatua. Un local decorado con lámparas antiguas y una chimenea para las noches de invierno.

Desde las ventanas se podía ver al Manneken Pis y a la legión de seguidores, aún entre flashes y flashes, junto a las largas colas en la chocolatería ( por cierto, una de las dependientas era china… están en todos lados… ). Nosotros nos acoplamos cerca de la chimenea, porque la noche invitaba a ello, y empezamos a leer la carta de cervezas.

Tanto la chimenea como la cerveza belga, además del magnífico ambiente que se respira en la taberna, son motivos más que suficientes para echarle un par de fotos al niño que orina y entrar rápidamente aquí. Sin más concesiones… Las luces no suelen estar muy fuertes, por lo que te da mucha más intimidad. La música, variada y bajita, ideal en suma.

El registro de cervezas muy bueno. La carta es extensa, por lo que además de probar alguna que otra, podéis acompañarlas con algún aperitivo, algo que os recomiendo sobre todo a partir de la segunda cerveza, si no queréis veros haciéndole la competencia al Manneken Pis en medio de la plaza.

A la salida de la taberna, apenas unos metros más adelante, hay una tienda de goffres magnífica. Claro, si no has comido es imposible pasar por allí sin pedirte alguno, ya que te los ponen a simple vista, sin cristales de por medio ni nada, y es imposible resistirse. Goffres de chocolate con nata, chocolate con fresas, gominolas de colores, goffres de todo lo que te puedas imaginar.

Y pensar que aún seguían los mismos echándole fotos al Manneken Pis…

Foto Vía Brussels Pictures

Tags: , , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top