Iglesias en Amberes

Catedral de Amberes

Amberes duerme plácidamente a orillas del río Scheldt, Escalda para los castellano hablantes. Situada a unos 45 kilómetros al norte de Bruselas, me impresionó sobremanera su arquitectura, especialmente en el conjunto de sus iglesias. Hay una ruta turística que os lleva precisamente a conocer estos templos, ruta que os animo a que no os perdáis en vuestra visita a la ciudad.

Indefectiblemente la primera parada nos ha de llevar a la Catedral de Amberes, la iglesia gótica más grande del Benelux (Bélgica, Holanda y los Países Bajos). Se tardaron 170 años en construirla y es una auténtica joya, tanto por el edificio en sí como por las obras de arte de gran valor que alberga en su interior. La aguja de su torre, de 123 metros, es su punto más alto y posiblemente un rincón de esta catedral que no pararéis de fotografiar.

Posiblemente mientras la visitáis tenéis la oportunidad de escuchar su carillón de 49 campanas, que suena cada hora. El interior es enorme y fascinante, con sus vidrieras del siglo XVI, la imagen de la Virgen de Amberes, también del mismo siglo, la cúpula con la pintura de La Asunción de la Virgen que la decora y, sobre todo, el impresionante tríptico del Levantamiento de la Cruz, obra de Rubens.

De la catedral pasamos a la Iglesia de Santiago, que quizás compite en belleza interior incluso con el primer templo de la ciudad. Posiblemente los turistas vengan hasta ella para visitar la tumba que alberga los restos del genial Rubens, pero también hay que admirar su fina arquitectura de los siglos XV y XVI y las obras de arte que decoran su nave y sus capillas. Los peregrinos que desde Amberes se aventuran en el Camino de Santiago, inician aquí su recorrido.

El recorrido nos lleva ahora hasta la Iglesia de San Pablo, construida en estilo gótico y barroco, situada muy cerca del Escalda. En su origen fue la antigua iglesia de los dominicos, construida en 1571. No es tan enorme como los anteriores, pero para mi gusto es tremendamente hermosa. Su interior fascina, con un gran órgano y hasta un total de 200 imágenes, tallas, lienzos, frescos y esculturas. Merece la pena especialmente visitarla.

De la Iglesia de San Carlos Borromeo me quedo sobre todo con su magnífica fachada. Posiblemente sea de las iglesias barrocas más bonitas de Bélgica. Construida en el siglo XVII por los jesuitas, en plena Contrarreforma, fue decorada por Rubens en buena parte de su interior. La pena es que un terrible incendio destruyó un total de 39 pinturas que el genial artista había pintado en el techo de esta iglesia.

Una de las iglesias más antiguas de Amberes, ya que data del siglo XVI, es la Iglesia de San Andrés. Construida en estilo gótico tardío, fue restaurada un siglo más tarde, siendo uno de los primeros trabajos que Rubens realizó en la ciudad. Su altar barroco, sus pinturas y el monumento a la reina María Estuardo de Escocia son sus principales atractivos.

Foto Vía Orange Smile

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top