Consejos para comer en Flandes

Gastronomía en Flandes

Los viajes no son sólo lugares, también son sus sabores y sus aromas. Especialmente si estamos de paseo por Flandes, donde la gastronomía se nutre de las tradiciones propias de Bélgica, Francia y Alemania.

Lo primero que hay que destacar es que los platos en esta región belga son abundantes y refinados. Así que siempre que vayamos a un restaurante es importante que preguntemos el tamaño de las porciones, de este modo evitamos pedir de más y ahorramos algunos dineritos.

La combinación clásica, si viajamos de a dos, es pedir un plato principal, un postre y dos cafés, que siempre llegan acompañados por algún bocadito dulce, por ejemplo galletitas. Con esa cantidad, en la mayoría de los lugares donde nos detengamos a cenar o almorzar, vamos a quedar satisfechos.

La cocina de los restaurantes abre a las 11:00 y cierra a las 14:30, después de ese horario es bastante complicado encontrar un servicio en funcionamiento, tal vez sí en los lugares más turísticos como puede ser Brujas o Amberes, pero son amplia minoría. Mejor no esperar.

Cuando vayamos a pedir agua, por ejemplo para acompañar una copa de vino, hay que aclarar que la queremos sin gas. Si no decimos nada, traen siempre agua gasificada. Lo mismo si pedimos un café: el simple es el denominado café americano, que es un pocillo de café liviano. Si la idea es pedir un café más fuerte hay pedir un expresso. Otra cosa: no existe el café cortado. En Flandes siempre el café llega acompañado por un jarrito con leche calentada con vapor.

En cualquier lugar donde nos sentemos a comer, las propinas ya están incluidas y significan el 10% del importe. Si al precio final le agregamos una propina extra está en nuestra decisión. Lo importante es saber que los precios de la carta ya tienen incluido el número.

Hay muchos platos estrella en la gastronomía de Flandes, pero los más clásicos y deliciosos son: el Waterzooi de pollo o pescado (guiso con verduras); los mejillones con patatas fritas; las carbonadas a la flamenca (guiso de carne de buey a base de cerveza) y el conejo con mostaza y cerveza. Y ni hablar de los quesos, los hay de todos los estilos y sabores.

La región de Flandes es ideal para los amantes de la gastronomía. El viaje completo se justifica en su maravillosa tradición culinaria.

Foto vía: lavanguardia

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top