Bouvignes-sur-Mese, un paraíso medieval

Bouvignes vista general

Hoy no situamos en Bouvignes-sur-Mese, un pueblo que se encuentra en la bella provincia de Namur. Se trata de un pueblo medieval que destacó en su día por la industria del cobre, es un pueblo pequeño y no muy conocido en el que descubrirás un paisaje que no te dejará indiferente, ya que es uno de esos lugares que agradecerán tus ojos.

Su pasado medieval se refleja en la estructura de sus calles. Las calles son paralelas entre sí forma de tablero de ajedrez y paralelas al río Mosa. Son estrechas y están dispuestas en ángulo recto, estructura que ha caracterizado a las ciudades medievales y hoy en día Bouvignes conserva este trazado histórico.

Una de las visitas que podemos realizar si viajamos a este encantador pueblo es la Casa Española. Adquiere su nombre por la época de la construcción, el siglo XVI. Se levanta en la Grand-Place. Su fachada tiene frontones con volutas y ventanas de estilo renacentista. Hoy en día La Casa Española alberga un museo del alumbrado, en el interior del cual se descubre una fantástica colección de lámparas antiguas.

Pero la mayor atracción turística de este pueblo son las ruinas del castillo de Crèvecoeur. El castillo fue bautizado con este nombre que significa corazón roto después de ser arrasado por las tropas del rey de Francia Enrique II. Desde éste podremos obtener una bella vista de la ciudad, desde donde se divisa tanto la casa española, como el valle del río Mosa y Dinant al horizonte.

Según cuenta la leyenda, durante el ataque de las tropas francesas, tres chicas jóvenes, que eran las novias de los defensores que murieron durante este suceso, se refugiaron en la torre superior del castillo y prefirieron lanzarse al vacío antes de ser capturadas, de ahí el nombre de “corazón roto”.

Foto vía: meuse-histoire-balade

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top