Visita la Grote Markt de Tongeren

Grote Markt de Tongeren

Son muchos los turistas que se sienten atraídos por Tongeren solo por el hecho de ser la ciudad más antigua de Bélgica. Sin embargo en ella hay mucho más que este dato histórico, sobre todo por ser uno de los enclaves de mayor esplendor durante el Imperio Romano.

Una ciudad de algo más de 30.000 habitantes construida y reconstruida en numerosas ocasiones debido a la gran cantidad de guerras, saqueos e incendios que ha sufrido a lo largo de su historia. Si queréis visitarla nada mejor que comenzar a hacerlo por la Grote Markt, corazón de su más que interesante centro histórico.

Aquí nos situamos hoy, a los pies del legendario Ambiorix, héroe histórico belga que pasó a la posteridad como uno de los grandes jefes de la resistencia contra la invasión romana, y a quienes derrotó en el año 54 a.C. Su estatua de bronce, colocada allí en 1886, preside la plaza.

Alrededor de la estatua surgen numerosas casas y edificios, todos ellos de tipo mosano (arte propio de la zona) que fueron construidos entre los siglos XVI y XVII, entre los que destaca el Stadhuis o Ayuntamiento de 1737. Sin embargo es la silueta de la basílica lo que marca el horizonte de este espacio urbano.

La Basílica de Nuestra Señora se levanta poderosa frente a la estatua de Ambiorix. De aspecto macizo y elegante, fue construida en estilo gótico entre los siglos XIII y XVI. Destaca tanto por lo que vemos como por lo que aparece oculto, ya que en su interior hay una gran muestra de arte religioso.

De dicho interior habría que citar el pórtico del siglo XIII, el claustro del XII, o la Sala Capitular donde se guarda el tesoro, con una riquísima colección de orfebrería religiosa. Cada siete años cien sacerdotes sacan en procesión solemne los cofres y relicarios que aquí se conservan.

Sentados en alguna terraza de la plaza hay que admirar sin duda la torre de la basílica, un poderoso brazo de piedra de 64 metros de altura erigido a mediados del siglo XVI. Cuenta con un carillón de 42 campanas, pero lo mejor es subir hasta la cima y contemplar unas vistas más que impresionantes.

Desde la Grote Markt uno puede perderse por las callejuelas que conforman el casco viejo de Tongeren. Una ciudad que rezuma historia por cualquier esquina. Algo que se aprecia con rotundidad en esta plaza.

Foto Vía Hbvl

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top