El Tour de Flandes, clásico del ciclismo

Tour de Flandes

Bélgica ha sido desde siempre un país con mucha afición al ciclismo. Precisamente es la cuna de uno de los grandes de este deporte, como Eddy Merckx, y en su territorio se celebran cada año algunas de las pruebas y carreras más importantes del panorama internacional.

Una de ellas es sin lugar a dudas el Tour de Flandes, o De Ronde van Vlaanderen en neerlandés, que forma parte, junto con la Milan-San Remo, la París-Roubaix, la Lieja-Bastogne-Lieja y el Giro de Lombardía, de las cinco pruebas consideradas monumentos del ciclismo. Un Tour de Flandes que no hace mucho, en el 2013, celebró su centenario.

Un poco de historia del Tour de Flandes

La primera prueba de este tipo tuvo lugar en 1913 y, solo con la interrupción de la Primera Guerra Mundial entre 1915 y 1918, se ha llevado a cabo desde siempre el primer domingo del mes de abril. Desde entonces su recorrido es uno de los más espectaculares del panorama ciclista.

Son famosos sus 17 muros, auténticos rompe piernas de cortas y duras subidas, algunos de ellos incluso adoquinados, que los corredores deben superar antes de llegar a meta. Una jornada que se antoja terrible y dura tanto desde el punto de vista físico como psicológico, solo apta para los corredores más en forma del momento.

El Tour de Flandes cuenta con unos primeros 90 kilómetros en llano, para luego ascender la cota de Tiegemberg, de 750 metros. En el kilómetro 112 llega la segunda pequeña tachuela, el Taaienberg, de 800 metros, y un poco más adelante el Eikenberg, de algo más de un kilómetro. Todas ellas pendientes del 5,5% de desnivel.

A partir de aquí es cuando comienzan a aparecer los clásicos muros. Pequeñas y cortas subidas, sin parar, sucediéndose prácticamente una detrás de otra, lo que hace que los corredores no puedan permitirse ni un solo respiro. En total más de veinte kilómetros de repechos que alargan la carrera hasta prácticamente las siete horas.

Tags: ,

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. Pablo dice:

    aca me como una mentira tras otra que pasaba a la noche dormia mal. un saludo para mi patria uruguay

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top