El Castillo de Bouchout, en los alrededores de Bruselas

Castillo de Bouchout

De la cerveza, del chocolate, del cómic, de los canales… Bélgica es el país de muchas cosas, atractivos más que suficientes para acercarnos a ella y descubrir un país pequeño pero sugerente. Ciudades con historia, algunas de enorme importancia en el continente europeo durante la Edad Media, tendríamos mil y una razones para convenceros de venir hasta aquí.

Una de ellas serían sus castillos, algunos tan pintorescos como el de Bouchout, una hermosa fortaleza situada en Meise, apenas quince kilómetros al norte de Bruselas. Un conjunto que tiene su origen durante la época medieval, pero cuyo aspecto actual data del siglo XVII. Aquí vivió, desde 1879 a 1927, la emperatriz Carlota, viuda de Maximiliano de México.

La vida de Carlota no pudo ser más desgarradora ya que su marido fue fusilado en 1867 en México. Ella se volvió loca y fue trasladada a este castillo para que viviera completamente alejada del mundo. No pensaban que fuera a vivir mucho, sin embargo como podéis ver aún estuvo unos cuantos años en él.

Su situación no puede ser más bella. Está rodeado por un estanque y hermosos jardines ornamentales de tipo francés (en ellos se sitúa hoy el Nationale Plantentuin, un jardín botánico de grandes plantas tropicales). Precisamente todo el entorno forma parte del Jardín Botánico Nacional de Bélgica.

A destacar en él la Torre Donjon (la que es cuadrada), de veinte metros de altura y que fue construida en el siglo XIV por Daniel van Bouchout. Es esta la parte más antigua del castillo, aunque las ventanas góticas son de factura reciente. Fijaros por cierto en el escudo de armas de la familia Bouchout, o en la estatua del propio Daniel frente a la torre.

Para los que entendáis un poco de arte veréis que tiene un aspecto renacentista italiano, gracias a la reconstrucción llevada a cabo por Christoffel d’Assonleville.

Para ver los jardines hay que pagar entrada, mientras que para el castillo no. Se pueden visitar las habitaciones de la planta baja, que en la mayoría de las ocasiones sirven como salas para exposiciones de arte. El único pero es que no podemos subir a ninguna de las torres para disfrutar de las vistas.

De todas maneras si queréis hacer una pequeña excursión desde Bruselas, el Castillo de Bouchout es uno de los lugares más hermosos de los alrededores.

Foto Vía Wikimedia

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top