Kattenstoet, el festival de gatos de Ypres

Kattenstoet

En muchos lugares de Europa se siguen celebrando fiestas de origen medieval. Nos situamos en Ypres, Bélgica, un lugar en el que la Edad Media en estado puro se puede vivir una vez cada tres años. En mayo, las calles se visten de gala y dan la bienvenida al festival de los gatos, o como se conoce por allí el Kattenstoet.

Como su nombre indica, la festividad cuenta, entre otras cosas, con una ceremonia, un tanto especial, en la que los protagonistas son los gatos. No obstante, en esta ocasión no es para rendirles un homenaje; y es que como muchos sabréis, en la Edad Media los gatos se asociaban muchas veces con el diablo y con la brujería.

En Ypres, los gatos sólo se usaban para una cosa, para acabar con las ratas. Así, durante el invierno los encerraban en la torre de la ciudad para poder controlar el número de roedores. No obstante, cuando llegaba la primavera, los lanzaban por la misma con vida. Con ello acababan con parte de la población de gatos y por otro lado intentaban alejar los malos augurios y las fuerzas diabólicas.

Evidentemente en la actualidad la lluvia de gatos no es de verdad. Desde la torre se tiran gatos de peluche, siendo agarrados por las personas que se encuentran bajo ella. Si bien es cierto que esto ha quitado dramatismo a esta fiesta, muchos aseguran que sigue siendo bastante agresiva para con la imagen de los gatos. No obstante, hay que entender que sigue siendo una tradición adaptada a nuestros días, en los que somos conscientes del respeto que debemos tener hacia los animales.

Polémicas a un lado, lo cierto es que durante estas fechas la ciudad está realmente hermosa. Quizá el acto del lanzamiento de gatos de peluche sea el más importante, pero también se realizan otro tipo de actividades que ayudan a festejar este tradicional día, que no deja de ser otra de tantas celebraciones paganas que dan la bienvenida a la primavera.

Las actividades se desarrollan durante todo el día, pudiendo encontrar desde búsquedas del tesoro para niños o incluso espectáculos musicales. Además, es normal ver como muchas personas van pintadas como auténticos gatos; y es que al final, para bien o para mal son los protagonistas de la jornada.

Foto vía: Zeisterre

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top