Napoleón, Wellington y Blücher: camino a Waterloo

situacion de las tropas en la batalla de Waterloo

Tras caer Ligny  y Quatre Bras el campo de batalla de Waterloo se convirtió en el centro de atención de los tres ejércitos en liza.

Wellington y sus tropas aliadas se habían reunido en la cima del monte St. Jean con 68.000 hombres. Por su parte, tras la derrota en Ligny, Gneisenau, jefe del Estado Mayor de Blücher, había retrocedido hasta Wavre concentrando allí su ejército prusiano.

Hasta los alrededores de Gembloux se habían desplazado Grouchy con 33.000 soldados franceses más las tropas de Ney que desde Ligny habían seguido a los prusianos.

Mientras tanto, Napoleón, con 72.000 hombres, pasó la noche del día 17 de junio en la granja de Le Caillou.

Parecía clara la victoria francesa en un enfrentamiento directo entre las tropas napoleónicas y las británicas, pero había que lograr para ello mantener alejados a los prusianos. Con esta idea Napoleón decidió mantener a Grouchy y sus 33.000 hombres en Gembloux para contener a Blücher, desoyendo los consejos de sus oficiales.

Afianzada la barrera contra los prusianos, se decidió a atacar el fuerte de Hougoumont, a la derecha de las tropas de Wellington apoyado por el fuego de sus 84 cañones de 12 libras.

Sin embargo, una fuerte tormenta había descargado a lo largo de la tarde noche del día 17  dejado el terreno embarrado e impracticable. En esa situación el uso de cañones se dificultaba, pues impedía el desplazamiento de los elementos de guerra más pesados.

Napoleón decidió esperar para que el terreno se secara aplazando un ataque que inicialmente iba a hacerse a primera hora de la mañana del  18 al mediodía de aquel mismo día, perdiendo así un tiempo que luego se demostraría vital en el transcurso de la batalla.

Para saber más sobre la batalla de Waterloo

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top