Visita a la fábrica de cervezas Rodenbach

Rodenbach mosaico

En la provincia de Flandes Occidental, en Roeselare, se encuentra la fábrica de cervezas Rodenbach, uno de los destinos que hemos de procurar visitar si hacemos una ruta turística cervecera por la región flamenca, a apenas 115 kms. de Bruselas y a 38 kms. de Brujas ciudad.

La variedad de cervezas Rodenbach es una de las grandes clásicas marcas de Bélgica, de las más apreciadas y vendidad en este país. Su historia es un buen ejemplo de la importancia que ha tenido aquí la cultura cervecera y el desarrollo de una actividad a la que tanto provecho ha sabido sacarle Bélgica y de la que son, sin duda, el gran referente mundial.

Historia de la fábrica de cervezas Rodenbach

Camino ya de dos siglos de antigüedad, fue en el año 1821 cuando cuatro hermanos, nacidos en la localidad de Roeselare, donde se asienta esta fábrica, compraron el edificio con la idea de gestionarlo y levantar en él una pequeña fábrica local de cervezas. La idea original partió de Alexander Rodenbach quien fuera una importante personalidad local y nacional en aquella época.

Alexander Rodenbach no era solo un conocido empresario de brillantes ideas, sino también un político intuitivo y apasionado que luchó por la independencia de Bélgica desde su asiento de Concejal de Roeselare, del Congreso Nacional, y posteriormente del Parlamento, al que sería elegido en el año 1831.

Mientras tanto había continuado con sus actividades en la fábrica de cerveza que años antes había constituido, pero finalmente, en el año 1836 traspasó su parte a su hermano Peter, quien adquirió el 100% de la cervecería gracias al aporte económico de su esposa, Regina Wauters, quien se convirtió en el verdadero sustento de la sociedad. La nueva propietaria fue la que le dio el impulso definitivo a la fábrica con el objetivo de convertirla en una empresa moderna para lo que contó con la ayuda de su hijo Edward quien se puso al frente de la misma 30 años más tarde, en 1864. La mente abierta, creatividad y visión de futuro de Regina Wauters la llevó a instalar la que sería la primera máquina de vapor en Roeselare.

Siguiendo la tradición familiar, fue el hijo de Edward, Eugene, quien se haría cargo de la cervecería en el año 1878 y fue su preparación comercial y enóloga, conseguida en sus estudios en Inglaterra, la que facilitó el sistema de producción que aún hoy día da fama a Rodenbach. Fue él quien impuso un sistema de maduración mixto que le llevó a mezclar en barricas de robles, cerveza madurada durante dos años con cerveza joven, método que es el corazón del sabor y aroma tan distintivo que tiene la Rodenbach Classic.

Desgraciadamente, Eugene falleció sin descendencia en el año 1902 con tan solo 39 años, por lo que una sociedad familiar compuesta por su esposa, sus tres hijas, su cuñada y su nieta se hizo cargo de ella.

En 1998, finalmente la cervecería Rodenbach sería adquirida, dentro del proceso de concentración de grandes cervecerías que se ha venido produciendo en los últimos años, por la cervecera Palm.

Método de elaboración de sus cervezas

Rodenbach es el mejor ejemplo de cerveza de fermentación mixta y dentro de ésta, con las conocidas como “cervezas rojas flamencas” caracterizadas por usar malta de cebada y obtenidas tras mezclar “cerveza joven” (con un máximo de 6 meses de maduración en tanques de acero inoxidable) y “cerveza añeja” la cual ha estado madurando en barricas de roble durante dos años. El resultado es el de una cerveza ligeramente picante y un cierto componente cítrico afrutado en boca cuya robustez, y por tanto, variedad, depende de la proporción de cerveza añeja que contiene.

Rodenbach fermentacion espontanea de la cerveza añeja

Tipos de Rodenbach

  • Rodenbach Classic: cuenta con un 25% de cerveza añeja y un 75% de cerveza joven, lo que le confiere un caracter fresco, afrutado y chispeante. Tiene 5,2º y un color rojizo intenso.
  • Rodenbach Grand Cru: contiene un 66% de cerveza añeja y un 33% de cerveza joven. Cerveza de 6º, de sabor intenso y penetrante, su color aunque rojizo es mucho más oscuro, y es ideal para acompañar a comidas de sabores fuertes, como el salmón o las carnes de caza.
  • Rodenbach Alexander: es una edición limitada que se lanzó por primera vez en el año 1986 para conmemorar el 200 aniversario del nacimiento de Alexander Rodenbach. En 2016 se ha lanzado una nueva edición por su 230 cumpleaños y se caracteriza por su intenso sabor, casi cercano a la de los vinos de Borgoña, equilibrado y con sabor a madera. Se aconseja tomarlo con quesos curados.
  • Rodenbach Caracter Rouge: es una variedad que incluye entre sus ingredientes cereza, frambuesa y arándanos y que se creó en el año 2011. Ofrece un sabor muy complejo, casi acaramelado, pero muy intenso. Tiene 7º
  • Rodenbach Rosso: madurada con arándanos, frambuesas y guindas, es una cerveza bastante más floja, y por tanto, más refrescante. Tiene solo 4º y podría considerarse como una cerveza veraniega.
  • Rodenbach Vintage: su proceso es similar al de la Grand Cru, con la diferencia de que esta cerveza es la que se obtiene tras haber madurado su parte añeja durante dos años en el que cada año los expertos consideran que es la mejor barrica. Su sabor por tanto es mucho ma´s intenso y amaderado que el de la Grand Cru, complejo, con toques de vainilla y regaliz y ligeramente ácido al final.

Cervezas Rodenbach

Visita a la fábrica de cervezas Rodenbach

La visita a la cervecería Rodenbach es muy instructiva. Durante la misma, además visita guiada por un experto de la fábrica, reviviremos la historia de la firma que nos contarás justo antes de comenzar a recorrer las diferentes estancias que conforman toda la fábrica. Visitaremos la zona de maduración añeja, la de las barricas de robles, así como la parte de la cerveza más joven, con los tanques de acero inoxidables. Nos contarán sobre la especial tradición cervecera en Bélgica, nos describirán los diferentes tipos de fermentación y el por qué es tan característica la cerveza que se fabrica en este país, e incluso podremos tener la oportunidad de disfrutar de una excelente comida maridada con cerveza (por supuesto, con la variedad de Rodenbach como ingredientes de sus platos) en el cercano restaurante Huis van de Voeding.

Barricas de Rodenbach

Otras fábricas de cervezas en Flandes

También os recomiendo leer:

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top