Malinas, la ciudad donde la cerveza está en manos de mujeres

Torre de San Rumoldo Malinas

Vivimos aún, lamentablemente, en una sociedad plagada de prejuicios tanto raciales como de género. Aún son muchos los que ven a la mujer como parte del “sexo débil”, las que siempre deben ir con aspecto impoluto y radiante cumpliendo unos cánones de belleza preconcebidos; las que gestionan la casa porque el hombre ni sabe ni debe o las que aún en pleno siglo XXI siguen cobrando salarios menores por puestos similares.

Estos prejuicios se extienden no solo por buena parte de los estamentos y jerarquías sociales sino incluso en los apartados más insospechados y cotidianos de la vida. Puede que a algunos extrañe, pero lo cierto es que la cerveza es considerada por muchos como una bebida de hombres. Pura apariencia, diría yo. Pensamiento antiguo y caduco que empieza por alegar que la cerveza no es una bebida elegante como pueda serlo el vino, o que la cerveza engorda contraviniendo así a la figura que se presupone una mujer debe tener.

Siempre atadas a los mencionados cánones de belleza femenina y elegancia, históricamente ha estado mal visto que las mujeres beban cerveza.

Por fortuna todo cambia aunque sea lentamente pero quizás proyectos y movimientos como el que promovió en Malinas Sofie Vanrafelghem ayudan a erradicar estas ideas atrasadas de mentes más modernas.

“Mujeres y cerveza”

El movimiento “mujeres y cerveza” surgió en Malinas en el año 2012 promovido por Sofie Vanrafelghem, de profesión sumiller de cervezas, en colaboración con otras mujeres, con el fin de dar a conocer el importante papel que éstas han tenido en la historia de la cerveza.

A fin de cuentas, dicen, el primer documento que se conoce en el que se hace referencia a la cerveza, de hace ya 3.800 años, fue una oda que se dedicó a una diosa sumeria, Ninkasi, cuyas sacerdotisas elaboraban cerveza en su nombre.

A lo largo de la historia la elaboración de la cerveza ha estado ligada al papel de la mujer. En la Edad Media hacer cerveza era algo habitual en cada hogar y la mujer, como encargada de la casa era también la que se encargaba de hacerla. En Bélgica, por ejemplo, las beguinas tenían como una de sus tareas la de hacer cerveza y tanto es así que en Malinas en pleno barrio del beguinaje se encuentra la conocida fábrica de cervezas Het Anker.

Cervecería Het Anker en Malinas

Malinas ha asumido ese papel precursor de la mujer cervecera y ha creado una ruta turística con el que unir la degustación de cervezas con la elegancia monumental de la ciudad.

Ruta de la cerveza en manos de las mujeres

Esta ruta nos propone un recorrido turístico por Malinas de varias paradas monumentales que irán acompañadas de otras tantas degustaciones de cervezas en sitios emblemáticos de la ciudad. Conoceremos así no solo los principales puntos turísticos malinenses sino también sus curiosidades históricas y hechos todos ellos relacionados con la cerveza.

Comenzando por simbólica Torre de San Rumoldo y la céntrica Grote Markt, y tras visitarlas, haremos también la primera parada intermedia en el restaurante Den Beer, lugar donde siglos atrás el emperador Carlos V se tomara una cerveza en la que por entonces era la posada In Den Engel. Callejearemos después por la Ijzerenleen, a la que los malinenses consideran sus Campos Elíseos, así como por las antiguas calles gremiales de la Zoutwelf donde se ubicara en el siglo XIX la fábrica de cervezas Drie Koningen. Pasaremos después por Lamot y Vismarkt, el corazón de donde se localizara la fábrica cervecera Lamot en el siglo XVIII, la cuarta más grande de Bélgica por aquel entonces, y donde descubriremos lo que es el foodpairing gracias al maridaje de platos especiales con aquellas cervezas que mejor combinan con éstos.

Y como no podía ser de otra forma, la ruta no acabará sin pasar por el barrio del beguinaje para visitar la cervecera Het Anker, la última fábrica activa en Malinas, famosa por su cerveza Gouden Carolus y premiada en numerosas ocasiones no solo por sus cervezas sino también por el whisky que destilan de la base de la Gouden Carolus Tripel.

Cerveza Gouden Carolus

En total hasta treinta y un negocios participan en este proyecto “Cerveza y mujeres” ofreciendo tapas, platos y otros productos acompañados de sus respectivas cervezas. La misión del turista será tan simple como elegir donde catarlas y disfrutarlas.

Para saber más sobre la ciudad

También te propongo

Y para quedarte a dormir

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top