El castillo de Solvay, en La Hulpe

Castillo de Solvay

La Hulpe se encuentra a algo menos de 20 kms. de Bruselas. No es ni mucho menos una gran ciudad; diríase que un pequeño pueblecito en el que más de un turista pensará que para que ir pudiendo visitar otras grandes ciudades flamencas o valonas. Sin embargo, si fueran se darían cuenta que, sobre todo en verano, se convierte en un hervidero de gentes (bruselenses la mayoría) que se desplazan hasta allí simplemente para dar un paseo y disfrutar de su naturaleza única.

Prados, bosques, senderos y un magnífico castillo, residencial, eso sí, al más puro estilo francés del siglo XVIII o XIX, convierten el entorno en casi idílico. No es casualidad que los belgas se vengan aquí como buenos “domingueros” que diríamos en nuestro país.

Visita al Castillo de Solvay

Es un deporte muy nacional éste, el de pasear en familia por los bosques circundantes, especialmente en Valonia. Alguna ventaja tenía que tener esos alrededores tan verdes que tiene Bruselas. A fin de cuentas esta población comparte un buen trozo del popular bosque de Soignes. Y a buen seguro que el marqués de Béthune, dos siglos atrás, así debió considerarlo cuando se decidió a construir un castillo en la zona. Era el año 1842 y siguió para ello el estilo Luis XII, neorrenacentista, para que os hagáis una idea, similar al de las construcciones castillescas que se levantaron en torno al valle del Loira.

Fue años después cuando un químico belga adquirió la propiedad a finales del siglo XIX. Se trataba de Ernest Solvay y de ahí el nombre que aún hoy día conserva aunque popularmente se le conoce en Bélgica como el castillo de La Hulpe. No obstante, en la actualidad el castillo es patrimonio del gobierno regional valón y está catalogado como “Patrimonio Excepcional de Valonia”.

Desgraciadamente el castillo no está abierto al público pero sí sus inmensos jardines. Todo el dominio en sí cuenta con 227 hectáreas de parques y jardínes y allí se le conoce popularmente como el “parque de los mil rododendros”. Colinas, prados verdes, árboles y más árboles, y los variados lagos que en su curso deja el río que cruza La Hulpe.

Es cierto. Quizás no sea ese típico sitio que se recomienda a los turistas, pero si vás con tiempo por qué no apuntarse al deporte nacional belga de los domingos. Os aseguro que un buen paseo por bosques tan naturales es íntimamente relajante.

Conferencia Solvay

No quiero irme sin antes contar una curiosidad: quizás a alguno os suene el nombre de Solvay. Como ya he dicho Ernest Solvay fue el químico que compró la mansión a fines del XIX. Además de célebre científico, fue el mecenas de una de las conferencias más famosas del mundo: las Conferencias Solvay se vienen celebrando en Bruselas desde el año 1911. Se celebran cada tres años y congregan en ellas a los más famosos científicos del mundo. Muchas de ellas han sido grandes eventos que han pasado a la historia, y de hecho, de una de ellas hay un especial recuerdo plasmado en una famosa fotografía que se ha considerado como la más importante imagen de la historia de la Ciencia: fue en el año 1927 en el transcurdo de la 5ª Conferencia Solvay. Formada por 29 grandes científicos de la época que posaron para la ocasión, 17 de ellos fueron galardonados en un momento u otro con el Premio Nobel. En dicha fotografía aparecen entre otros Max Planck, Marie Curie, Albert Einsterin, Erwin Schrödinger, Wolfgang Pauli o Niels Bohr.

Conferencia de Solvay en Bruselas

Para saber más de la zona

Un recuerdo y una recomendación

No puedo evitar acordarme de un castillo similar, también en Valonia, rodeado de unos inmensos jardines, y que por supuesto, también recomiendo…

Y cómo no, si tenéis un día libre, lo dicho, a hacer una excursión. Aquí, recomendaciones para hacer…

 

Foto vía: Jean Paul Grandmont

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top