- Sobre Bélgica - https://sobrebelgica.com -

Viajar a Bélgica en familia

En un pequeño recorrido por Bélgica te das cuenta que este país no sólo es la tierra de los viejos pintores flamencos, la arquitectura gótica y la cerveza. Bélgica es el país de los tres idiomas, allí donde se habla francés, holandés y alemán. Aunque no preocuparos, ya que la mayoría de los nativos hablan inglés, y en casi todos los bares y hoteles usan el español, una antigua costumbre de siglos de antigüedad.

Mucha gente puede decir que Bruselas no es un lugar para ir en familia con niños, sobre todo por que es un lugar en plan administrativo, con los edificios de la Unión Europea, un poco serio, ¿no? Pero, para nada. Podéis acercaros por ejemplo al Atomium, y después hasta Bruparck, al norte de la ciudad, para visitar el parque acuático Oceade y Mini-Europa.Ya en el centro de Bruselas debéis llevar a los niños a ver el Manneken Pis, un lugar en el que se suelen ver muchos pequeños.

En Bruselas los niños disfrutarán mucho en el Museo del Automóvil Autoworld, o bien el Museo del Encaje. También Bruselas, al ser la sede del cómic europeo, es un lugar ideal para que los más pequeños se aficionen a este arte, visitando los murales de las calles, o las tiendas de Tintín.

Acercaros a Brujas, cómo no, a esta histórica ciudad flamenca. Nada mejor que un paseo en barco por los canales, o bien alquilando bicicletas de agua, pedaleando por una de las ciudades más bonitas sin duda de Europa.

En verano es muy recomendable visitar la costa belga. Podéis moveros por sus pueblos en tren o autobús, o alquilando un coche. En Ostende llevar a los niños al Noordzeeaquarium y al museo de los barcos Mercator y Amandine. Desde aquí y hasta la costa del pueblo de Knokke-Heist os aconsejaría visitar la reserva natural de Het Zwin.

Amberes es otro lugar en Bélgica para visitar en familia. Aquí os tenéis que acercar al Zoológico de la ciudad, y por la tarde ir hasta Aquatopia. Podéis considerar la opción también de hacer un pequeño viaje en barco alrededor del puerto y visitar el Museo Marítimo Nacional.

Y por último, desde Amberes tenéis que dedicar al menos algún día en visitar Hans sur Lesse. Aquí os encontraréis las cuevas subterráneas de Grottes de Han. Otro momento del día lo podéis pasar visitando la Reserva de los Animales Salvajes.

Como veis, muchas son las opciones para viajar en familia hasta Bélgica. Y la verdad es que existen muchas más razones, pero claro, para eso volveremos a tener tiempo, ¿no creéis?.