Ciney y la Guerra de las Vacas

Ciney

Ciney es una pequeña ciudad de apenas 15.000 habitantes, situada en el centro de la región de Condroz. Os decimos ya de primera mano que no resulta muy turística que digamos, pero al menos es famosa por dos cosas: su cerveza y su ganado. La cerveza se viene elaborando en Ciney desde 1450. La moderna cerveza de Ciney es rubia o marrón, y la versión marrón es una de las cervezas belgas más famosas del mundo.

Ciney tiene tambíén el mayor mercado de ganado de toda Bélgica, con más de 4000 animales expuestos cada semana. Ciney se conoce a sí misma como capital de la vaca azul y blanca. No os asustéis, no es que las vacas de aquí sean de color azul. Se trata más bien de la carne de vacuno procedente de Frisia, en Holstein, una de las más reputadas de Europa. No es de extrañar que, con estas condiciones, Ciney cuente con una de las Facultades de Agronomía más importantes de Bélgica.

Pero si por algo son también famosas las vacas de Ciney son por haber iniciado la célebre Guerra de las Vacas en la Edad Media. Esta guera se convirtió en el más famoso conflicto que se produjo entre el príncipe-obispo de Lieja y el conde de Namur y Luxemburgo. La guerra causó estragos en la mayor parte de la región de Condroz, destruyendo más de 60 aldeas y acabando con la vida de unas 15.000 personas.

El conflicto comenzó cuando un campesino de la aldea de Jallet, en el señorío de Goesnes, robó una vaca a un burgués de Ciney, que pertenecía al principado de Lieja, tratándola de vender en una feria de en Andenne, bajo la jurisdicción de Namur. El propietario reconoció su vaca, y se lo notificó al agente judicial de Condroz en Ciney. El agente judicial se comprometió a que el campesino permaneciera con vida si devolvía la vaca, pero tan pronto como lo hizo, el agente judicial lo ahorcó.

El señor de Goesnes, que codiciaba la posición de agente judicial de Condroz, alegó que el campesino, quien pertenecía a su señorío, había sido ahorcado sin su consentimiento, por lo que organizó una expedición con los señores de Spontin y Celles a destruir el castillo de Halloy. John de Halloy respondió prendiendo fuego al señorío de Goesnes. Es por ello por lo que John de Goesnes pidió ayuda a Guy de Dampierre, conde de Namur y Luxemburgo.

La coalición de Goesnes, Spontin y Celles, ayudados por Guy de Dampierre, cercaron y destruyeron Ciney. El príncipe-obispo de Lieja, John de Enghien, envió sus tropas desde Dinant para atacar la cercana Spontin. La guerra finalmente llegó a su fin cuando el rey Felipe III el Atrevido de Francia intervino en 1278.

Cómo llegar

Ciney se halla a 30 minutos en tren de Bruselas, a través de la línea Namur – Luxemburgo. Desde Bruselas, en coche, se tarda unos 25 minutos por la carretera N-4

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top