La Procesión de los Penitentes en Veurne

Procesión de los Penitentes

El siglo XVII, en el que Bélgica se encontraba bajo dominio español, dejó grabado una serie de eventos penitenciales en el pueblo belga. En la ciudad flamenca de Veurne se celebra, cada último domingo de julio, la Procesión de los Penitentes. Una procesión que se divide en dos partes: una dulce y otra más sombría…

En la primera parte se representan escenas de la Biblia. Desfilan profetas y apóstoles, recitando versos a la población, al modo del siglo XVII. La segunda mitad de la procesión es mucho más seria. Los penitentes van encapuchados, y caminan lentamente en silencio delante de los espectadores.

Y es que Veurne es ya de por sí una ciudad más sombría que la floreciente y llamativa Brujas. Los principales monumentos de la ciudad fueron construidos bajo el reinado de Alberto e Isabel en el siglo XVII. La vieja guardia, desde 1636, se halla en una esquina de la Grand Place, frente al Ayuntamiento.

En 1637 el monje Jacob Clou fundó la Sodality, una comunidad religiosa, cuyos miembros se marcharon en 1644 en procesión, encapuchados, huyendo de la guerra y la peste. La historia de Veurne también ha sido algo sombría. Desde siempre ha tenido que sufrir la represión de los emperadores austríacos, la antireligiosa Revolución francesa, el dominio holandés y un par de guerras mundiales.

Hoy en día se siguen realizando procesiones durante la Cuaresma, alrededor de la iglesia gótica de San Nicolás, escondida tras su propia torre en la Grand Place. Antes de la procesión, muchos turistas suben hasta esta torre de 600 años para contemplar la Catedral de Santa Walburga en el horizonte. Es desde allí desde donde parte la Procesión de los Penitentes.

Justo antes de la procesión, desde las torres de la iglesia, los trompeteros, con sus trajes medievales tradicionales, anuncian la procesión. En el interior de la catedral, los penitentes, con sus túnicas y sus capuchas marrones, suben y bajan rodeados de las cruces que portarán. Los arcos góticos de la catedral, oscuros y sombríos, se unen al juego piadoso.

La salida de la procesión se lleva a cabo a las 15.30 horas. La primera parte de la procesión deja a ver a unos recitadores de pasajes de la Biblia. Hombres disfrazados de ángeles, con alas y pelucas rubias, los Reyes Magos, la escena de la huida a Egipto, María Magdalena bajo su velo, mujeres y niños entonando canciones con palmas en las manos.

La segunda parte de la procesión muestra a más de 400 encapuchados que portan, con paso lento, sus cruces al hombro. Al instante, todo se vuelve un profundo silencio, respetuoso y atento. Muchos de los penitentes van descalzos, de otros cuelga algún rosario. Cualquier persona puede tomar parte en la procesión, pidiendo por escrito con antelación, e indicando su nombre, sin necesidad de explicar porqué quiere salir.

Muchas son las promesas que se llevan a cabo en la Procesión de los Penitentes de Veurne. Algunos penitentes van rezando, pidiendo la curación de algún familiar, o dan gracias por alguna bendición recibida. Sin embargo, es uno de los momentos más sublimes de la ciudad de Veurne.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,






2 comentarios

Comments RSS

  1. Hassan dice:

    Desde cuando se hace esto ? desde que año ?

  2. Jaime Márquez dice:

    Hola Hassan, pues concretamente desde el año 1646.

    Saludos !!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top