El Castillo de Ooidonk en Gante

Castillo de Ooidonk

Tuve la ocasión de visitar este castillo hace algunos años. El Castillo de Ooidonk se halla al este del pequeño pueblo de Bachte Maria Leerne, a pocos kilómetros al suroeste de Gante. El nombre del castillo proviene de la derivación de la palabra holandesa «hodonk», que significa terreno algo más grande que un pantano.

Historia del Castillo de Ooidonk

Este castillo se construyó como parte de la línea defensiva alrededor de la ciudad de Gante y el río Leie. La primera fortaleza que se creó, allá por los siglos XIII y XIV, era propiedad de los señores de Nevele. No se sabe en realidad cómo era este castillo, sin embargo, la fisonomía de todos los demás han llevado elementos del primero.

En el siglo XV el castillo se convirtió en propiedad de la familia Van Montmorency, quien lo mantuvo en su poder durante 160 años. Fue esta la época más turbulenta del castillo. En 1491 se quemaron hasta los cimientos, y la familia Van Montmorency inició la reconstrucción, que se alargó hasta 1501. Sin embargo, en 1579 el castillo fue nuevamente reducido a cenizas durante un asedio, y en 1595 fue vendido.

Castillo de Ooidonk entrada jardín

El nuevo propietario fue Martin della Faille, un banquero de Amberes, que reconstruyó el castillo en estilo español-flamenco, con toda la riqueza de la época del renacimiento, dándole a la fortaleza su aspecto actual. Sus descendientes, los barones de Nevele, tomaron propiedad del castillo durante los dos siglos siguientes.

En 1870 se inició una larga restauración por parte del arquitecto francés Parent. Se adaptó el castillo al nivel de vida de su época. El exterior fue dejado casi intacto, aprte de un par de adaptaciones de estilo renacentista. El interior fue completamente remodelado, de manera que hoy en día podemos ver una gran mansión del siglo XIX.

Aunque el actual Castillo de Ooidonk no es el típico castillo medieval, siempre resultará muy agradable de visitar, ya que nos recuerda a algunos castillos del Loira francés. Se puede visitar el interior y los parques y jardines que lo rodea. Una verdadera delicia de paz y tranquilidad.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top