Las apariciones de la Virgen en Banneux

Virgen de Banneux

Desde el 15 de enero al 2 de marzo de 1933, la Virgen María se apareció ocho veces en Banneux a Mariette Beco, una niña de once años. El mensaje que le dio sigue siendo hoy un secreto. Cada año, cientos de miles de peregrinos le llevan a la Virgen sus deseos y plegarias. Vienen a confiar en su Divina Providencia, y en su esperanza.

En enero de 1933, Mariette Beco contaba con apenas once años. Había nacido el 25 de marzo de 1921 y fue la primogénita de una familia de siete hijos. Su familia era muy pobre, y vivía en una sencilla casa, aislada y lejana, cerca de un bosque. En la noche del domingo 15 de enero, la Virgen se le apareció por primera vez en el jardín de la casa.

El miércoles 18 de enero, a las 07.00 de la mañana, Mariette se encontraba en el jardín de rodillas rezando. De repente dejó el jardín y comenzó a correr hasta la carretera. Al parecer, la llamaba la Virgen. Dos veces cayó al suelo en la carrera. La tercera vez se detuvo, y se puso a rezar frente a un manantial. Allí fue la segunda aparición.

El jueves 19 de enero, también a las 07.00 de la mañana, la Virgen se le apareció de nuevo a Mariette. La niña le preguntó, ¿quién eres?. La Virgen le contestó, Soy la Virgen de los Pobres. Desde entonces a la Virgen de Banneux se le conoce como la Virgen de los Pobres.

El viernes 20 de enero, Mariette se quedó todo el día en la cama, ya que la noche anterior no había podido pegar ojo. A la caída de la tarde se levantó, y en ese momento, se le apareció la Virgen. ¿Qué quieres?, le preguntó Mariette. La Virgen le respondió, Me gustaría tener una pequeña capilla aquí. Ella extendió sus manos y bendijo a la niña con la mano derecha.

A esta aparición le siguieron tres semanas de silencio total. La Virgen interrumpió sus visitas. Sin embargo, Mariette seguía rezando todas las mañanas, a las 07.00, en el jardín.

El sábado 11 de febrero, Mariette se encontraba en la calle. De pronto se arrodilló en dos ocasiones haciendo la señal de la cruz. La Virgen le había dicho que venía a aliviar el sufrimiento de los demás. En la noche del 15 de febrero, la Virgen se le apareció por sexta vez. Desde entonces, Mariette fue a comunicárselo al capellán, quien le pidió a la niña una señal. La Virgen sólo pudo decirle, Recen mucho…

El 20 de febrero, Mariette se arrodilló de nuevo sobre la nieve fría. De repente, comenzó a rezar el rosario. La Virgen le pedía insistentemente a Mariette que rezara. La última de las apariciones no se produjo hasta el 2 de marzo. Ese día caían sobre Banneux unas fuertes lluvias torrenciales. Justo cuando Mariette concluyó su tercer rosario, la lluvia se detuvo de forma instantánea.

La niña se mantuvo en silencio, extendió los brazos en forma de cruz. Entró en la casa, y reveló las apariciones de la Virgen. Ella tenía una figura de la Virgen sobre sus manos. Nadie sabía de dónde la había podido sacar…

Print Friendly, PDF & Email






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top