Brugelette, el corazón de la diversión en Hainaut

Castillo de Attre

La comunidad de Brugelette abarca gran parte de la cuenca oriental del Dender, un río pequeño, pero muy pintoresco. Los pueblos que se encuentran en esta zona están unidos por un laberinto de carreteras que, en algunas ocasiones, suelen ser difíciles de controlar si no vamos con un mapa. Pero vale la pena visitar la zona de Bruguelette, sobre todo por el célebre Castillo de Attre, y las ruinas de la Abadía de Cambron.

Estos dos lugares son el principal atractivo turístico de la zona. El Castillo de Attre y sus alrededores conservan la memoria de la archiduquesa María Cristina de Austria, gobernadora de los Países Bajos del Sur, y de su marido, Alberto de Sajonia-Teschen. Fue construido en 1752, sobre un antiguo castillo medieval.

Este castillo es un prestigioso edificio del siglo XVIII, que se conserva en perfecto estado. Presenta fachadas simples clásicas, y está flanqueado por dos pabellones elegantes de estilo Luis XVI. A su alrededor veréis muchos árboles monumentales, plantados en la época de Napoleón, una casa de baños elegante, y sobre todo una gran roca artificial de 24 metros de altura, erigida en 1788.

En el interior del castillo os encontraréis con un mundo de sueños, que responden al refinamiento de los estilos rococó y neoclásico. Una preciosa escalera nos lleva a una serie de habitaciones muy decoradas, con un mobiliario exquisito.

La Abadía de Cambron fue fundada en 1148 por San Bernardo. Apodada la pervertida Cambron, fue demolida en 1789 por orden del emperador José II, el Sacristán. Hoy en día visitar esta zona es encontrarnos con sus ruinas, que se han convertido en un santuario de aves.

Para seguir disfrutando en Brugelette podéis visitar el Parque Paradisio, una oportunidad única para convivir muy de cerca con los animales. Niños y adultos disfrutaréis enormemente, en una zona con árboles, flores, salpicada de monumentos históricos, y entre las aves más bellas del mundo.

En el corazón del parque nos podemos ir de safari, o podemos explorar los acuarios gigantes del Nautilus, o visitar las islas Madidi y Nosy Komba, donde viven libremente las ardillas y los lémures. En Algoa Bay visitaremos a los lobos marinos y los pinguinos, y de allí nos acercamos hasta los hipopótamos, los tapires, los gibones, las jirafas y las cebras.

En Paradisio hay espectáculos con aves de cetrería, y lo más reciente, el Reino de Ganesha, unos magníficos jardines de Indonesia auténticos.

¿Queréis pasar pues un día de arte, historia y emoción?. Brugelette es un lugar especial en la provincia de Hainaut. No os lo perdáis.

Foto Vía Locr

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top