El queso de Herve, un clásico belga

Queso de Herve

Entre tantos platos típicos belgas, como el goffre, la cerveza Jupiler, la bouquette y el mazapán, uno de los más destacados es el delicioso fromage de Herve, más conocido como Queso de Hevre. Se fabrica desde mediados del siglo XV en las granjas de los alrededores y desde entonces fue mejorando su sabor hasta llegar a la actualidad: se consigue en cualquier tienda de alimentos artesanales, estacionado en base a recetas tradicionales.

Es un queso de leche de vaca no pasteurizada que se produce en la zona norte, cerca de la frontera con Holanda, y al este, sobre la frontera con Alemania.

La historia se remonta a los ganaderos de finales de la Edad Media, era común que se conserven los excedentes de producción tambera hasta el comienzo del invierno mediante la fermentación del tradicional queso blanco. Durante el gobierno de Carlos V se prohibió vender trigo a los Países Bajos, medida que obligó a cambiar las estrategias productivas y a diversificar la elaboración de productos lácteos.

El queso de Herve se estaciona de forma natural, en recipientes húmedos. Tiene aproximadamente un 45% de materia grasa y se comercializa con forma de paralelepípedo (rectangular) o cubo. Se lo puede encontrar de distintos tamaños, desde 50 gramos hasta medio kilo. No tiene cáscara, su color exterior es generalmente rojizo, con tintes marrones, y amarillo claro en su interior.

La bacteria que genera la fermentación crece durante unos tres meses. Cuanto mejor estacionado está se hace más intenso. Si está fresco, el interior es dulce; con el paso del tiempo se hace especiado. Es un queso tipo limburger: de sabor acre y textura suave. Es común que se lo comercialice con hierbas de perejil y cebolla. Y se consigue en tres formatos: doble crema, cremoso y descremado. Es un queso con mucha presencia en el paladar, por lo tanto es ideal para acompañar con una rodaja de pan integral y una pinta de cerveza amber lager.

La denominación Fromage de Herve sólo se puede utilizar dentro de la zona de Bélgica, desde 1987 está protegida legalmente. Es, sin duda, uno de los clásicos más populares del país.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top