Amberes, historia de la comunidad judía

Judios en Amberes

Amberes es una ciudad con múltiples caras y una gran variedad de aspectos que concierne a su vida cotidiana. Una característica singular de esta ciudad tan importante es la presencia de una gran comunidad judía. Se encuentra principalmente en el conocido como Distrito del Diamante, cerca de la Estación Central. Algunas de las calles más importantes del distrito son la Pelikaanstraat, el parque de la ciudad, y la Belgielei Charlottelei.

Las estimaciones sobre el número de judíos que viven hoy en Amberes va de los 15.000 a los 20.000. Antes de la Segunda Guerra Mundial, la comunidad judía de Amberes contaba con unos 55.000 habitantes. Pero la presencia de la comunidad judía en Amberes no es un fenómeno ni mucho menos nuevo. Ya en el siglo XIII se cuenta con su presencia en la ciudad. Estos judíos habían llegado de la Europa Central.

Su presencia era tolerada en el ducado de Brabante porque eran útiles para proporcionar recursos financieros en los países pertenecientes al propio ducado. Sin embargo, en el siglo XIV, son acusados de haber causado la plaga de la peste, siendo posteriormente asesinados y expulsados de ciudades como Bruselas y Amberes principalmente.

Una segunda oleada de inmigración judía tuvo lugar a finales del siglo XV. En España y Portugal, los Reyes Católicos habían reconquistado a los musulmanes la Península Ibérica. Al mismo tiempo, los judíos fueron expulsados. Muchos de los judíos expulsados de España y Portugal fueron a parar a Amberes. El emperador Carlos V intentó prohibirles también la entrada, pero las autoridades de Amberes le convencieron de que desistiera de su empeño, ya que los judíos podían ofrecer una importante ayuda financiera.

El Barrio Judio

Debido a la implacable persecución contra los católicos, una gran cantidad de judíos fueron atraídos por los calvinistas. Tras la separación de los Países Bajos, muchos de los judíos de Amberes se trasladaron a Holanda, lo que explica la gran comunidad judía que también vive en Amsterdam. A lo largo del siglo XVII, el pueblo judío se mantuvo presente en Amberes, pero tuvieron que ganarse bastante la vida para poder sobrevivir.

Durante la era de la Ilustración en el siglo XVIII, la situación de la comunidad judía mejoró un poco. Sin embargo, numerosas restricciones, como la ley de impuestos que decía que sólo el hijo mayor de una familia judía puede casarse, aseguró que la comunidad judía de Amberes siguiera siendo muy pequeña y apenas apreciable. Sin embargo, los magistrados de Amberes comenzaron a mostrarse más tolerantes hacia el pueblo judíuo, debido a la importancia económica de esta entidad.

Todo cambió a raíz del Edicto de la Tolerancia publicado por el emperador José II de Austria. A los judíos se les volvió a permitir que se integraran en la vida social y económicas de las ciudades de Austria en virtud de la regla. Esta libertad fue confirmada por la República francesa en 1791. Tras la independencia de Bélgica, la comunidad de judíos de Amberes seguía siendo pequeña, alrededor de 38 familias. En 1832 se fundó la Central de Israelitas en Bélgica, provocando que los judíos de Amberes se trasladaran al centro de la ciudad.

Después de 1880, una gran cantidad de judíos del este de Europa emigraron para escapar de los programas y se establecieron en Amberes, donde encontraron trabajo en la industria del diamante. En 1901 la ciudad contaba con 8000 habitantes judíos, y en 1933 el número había aumentado a 55.000. Pero, el 10 de mayo de 1940, Bélgica fue invadida por los nazis. Muchos judíos de Amberes fueron trasportados a los campos de concentración. Las consecuencias de ello, todos las conocemos.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






1 comentario

  1. Vanessa mikaelo dice:

    Amberes una cuidad increible …

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top