Historia de Amberes, la ciudad más hermosa de la Edad Media

Amberes

¿Cuántos años tiene Amberes?. Las excavaciones han demostrado que no hay dudas de su ubicación galo-romana, de los siglos II y III. Al igual que muchas otras ciudades flamencas, Amberes creció en torno a dos asentamientos: Aanwerp, que significa montón de tierra, nombre del cual deriva su denominación actual, y Caloes, 500 metros más al sur.

Una fortificación fue construida sobre el siglo VII, momento en el que se comenzó la cristianización de la ciudad. En el siglo IX, cuando Amberes formó parte de la Lorena, las murallas fueron destruidas por los normandos. A finales del siglo X, se convirtió en una provincia fronteriza del Sacro Imperio Romano. La frontera se correspondía con el río Escalda. El condado de Flandes se encontraba al otro lado.

En el siglo XII San Norberto fundó la Abadía de San Miguel de Caloes. Los canónigos de la iglesia se trasladaron a la zona norte y fundaron allí una nueva parroquia en torno a una pequeña capilla de la Virgen, que fue la primera precursora de la Catedral.

La ciudad, que en esta época formaba parte del ducado de Brabante, siguió creciendo gracias a los avances económicos sobre todo del siglo XIV. Esta ciudad se convertía en el más importante centro comercial y financiero de Europa occidental, y su reputación se basaba sobre todo en su puerto y el mercado de la lana.

En 1356 la ciudad fue anexionada a la provincia de Flandes, perdiendo muchos privilegios, sobre todo con respecto a una ciudad como Brujas. Cincuenta años más tarde, Amberes recuperó su edad dorada, convirtiéndose en una gran metrópolis, una especie de Manhattan del siglo XV. Algunos comerciantes la consideraban la ciudad más hermosa del mundo.

Amberes

Sin embargo, en la segunda mitad de ese siglo la ciudad fue el centro de las luchas religiosas entre protestantes y católicos, y como tal, fue asolada por una serie de acontecimientos calamitosos. Tras la caída de la ciudad en 1585, se cerró el paso al río Escalda, lo que supuso un verdadero desastre económico. Para empeorar las cosas, no sólo los protestantes huyeron de la ciudad, sino que con ellos lo hicieron la élite intelectual y comercial. De los 100.000 habitantes con los que contaba en 1570, en 1590 no sobrepasaban los 40.000

Sin embargo, el florecimiento cultural de Amberes continuó hasta mediados del siglo XVII, con la presencia de los pintores Rubens, Van Eyck, Jordaens y Teniers.

Pero la antigua prosperidad de la ciudad decayó ostensiblemente entre 1650 y el siglo XIX. El Escalda siguió cerrado al tráfico y la gran metrópoli se convirtió en una ciudad de provincias. En la segunda mitad del siglo XVIII, José II intentó liberar al río por la fuerza, pero el plan fracasó. En 1795, bajo la ocupación francesa, se logró el propósito, pero en esta ocasión se encontraron con el bloqueo inglés.

Tras la caída de Napoleón en Waterloo (1815) hay un pequeño período de prosperidad que concluye con la independencia belga en 1830, cuando una vez más se cierra el Escalda. Aún así, el río se vuelve a abrir definitivamente en 1863. A pesar de las dos guerras mundiales que tanto castigaron a la ciudad en el siglo XX, Amberes ha experimentado un crecimiento económico, que dio lugar a que la ciudad fuera nombrada capital cultural europea en 1993.

Hoy en día, la ciudad está reconocida como una de las más hermosas del país, y resulta inexcusable pasar de largo por ella sin contemplar la majestuosidad de su conjunto.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






1 comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top