Rochefort, la ciudad de la cerveza trapense

La Abadá de Saint Rémy en Rochefort

Hoy pasaremos el día en la preciosa localidad de Rochefort, a una hora escasa de Amberes. Se trata fundamentalmente de un importance centro de veraneo y excursiones, situada sobre una ensenada del Ourthe, a los pies de una colina donde se alzan las ruinas de un castillo medieval.

Hay que decir que Rochefort es una de las ciudades que alberga a uno de los seis monasterios trapenses que fabrican la cerveza de dicho nombre, la Brasserie de Rochefort, conocida a su vez como la Abadía de Notre Dame de Saint Rémy.

El centro histórico de la ciudad es encantador, con una gran cantidad de restaurantes, bares y pequeñas tiendas, siempre, por lo general, llenas de gente. Siempre suelen estar abiertas, incluso los domingos. Sentaros en alguna de las terrazas a saborear los deliciosos gofres belgas con una jarra de cerveza. No parece que sea un combinado ideal, pero esto es Bélgica, y ambos se toman juntos sin problema.

Aprovechad la ocasión, pues estas cervezas trapenses, en cualquier otro punto de Bélgica os pueden salir más caras. Sin ir más lejos, una Magnum de un litro y medio de Rochefort os puede salir en Bruselas por unos 30 euros, mientras que aquí en la ciudad os sale por menos de la mitad.

Para visitar en Rochefort podemos acercarnos a la capilla de Lorette, situada en la avenida des Tilleuls. Realmente es una copia de la capilla de Loreto, con un vía crucis y una capilla subterránea del sepulcro de Cristo, todo el conjunto del siglo XVII. En la avenida d’Alost se encuentra el Museo de Rochefort, dedicado al floklore regional.

Quizás lo más destacado de la zona sean las grutas o cuevas. Fueron descubiertas en 1870, perfectamente iluminadas, que bajan hasta los 180 metros de profundidad. Allí discurre el río Lomme, abriéndose una enorme sala llamada del Sabbah, con una altura de 90 metros. Las cuevas se pueden visitar de febrero a abril y de septiembre a noviembre, de 10.00 a 16.30 horas; de mayo a junio, de 10.00 a 17.00 horas, y en julio y agosto, de 10.30 a 17.30 horas. Los meses de abril, mayo, junio, septiembre y octubre cierra los miércoles.

Estaros pendientes porque dentro de poco os hablaremos de las cervezas trapenses que se fabrican aquí en Rochefort, una auténtica tradición de siglos de antigüedad.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,






1 comentario

  1. guillermo dice:

    todo una maravilla de inf., además soy cervesero de hueso colorado (así decimos en México)….mil gracias

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top