Las ruinas de la Abadía de Villers-la-Ville

Abadia de Villers-la-Ville

Las soberbias ruinas de la abadía cisterciense de Villers-la-Ville es uno de los principales lugares de interés turístico de la provincia del Brabante Valón. En 1146, 12 monjes, 1 abad y 5 frailes son enviados por San Bernardo de Clairvaux a crear una abadía en Villers. La abadía gozó desde el primer momento de la protección del Duque de Brabante, y atrajo a numerosos devotos ricos entre 1190 y 1250. La mayoría de los edificios datan de este período.

Desde mediados del siglo XIII, la financiación de la abadía, que contaba en ese entonces con más de 100 monjes, se deteriora constantemente. A principios del siglo XIV la abadía comienza a tener dificultades para pagar los impuestos, y además, se ve afectada por la peste. Pero los abades Otton de Dormael y Gilles de Lovaina logran gestionar las finanzas y salvar a la abadía de su ruina.

Desde finales del siglo XV, el nombramiento de los abades se hace bajo la influencia política de los Duques de Borgoña. Después de un turbulento período durante las guerras de religión en el siglo XVI, la abadía experimenta un nuevo período de prosperidad, bajo los archiduques Alberto e Isabel de Austria. La abadía sufre la guerra con Luis XIV, pero en el siglo XVIII, los edificios medievales se logran reconstruir al estilo clásico.

La desaparición de la Abadía de Villers llegó con las revoluciones del siglo XVIII. En primer lugar, la abadía fue devastada por el ejército imperial austriaco, que llegó a Brabante para aplastar la revolución francesa de 1789. A continuación, fue saqueada por los revolucionarios y la población local en 1792 y 1794.

La abadía quedó abandonada durante el siglo XIX. Sus ruinas románticas atrajeron incluso a artistas como Víctor Hugo, pero sus muros continuaron desmoronándose. En 1893 el Estado belga se hizo con los terrenos de la abadía, y empezó las obras de reconstrucción. En 1946 la comunidad cisterciense de Val-Dieu propuso el regreso de los monjes a la abadía, pero el Estado belga rechazó la idea, y el lugar siguió siendo utilizado para el turismo.

  • Información adicional

La abadía abre diariamente de 10.00 a 18.00 (hasta las 17.00 de noviembre a marzo), cerrando los martes. Además cierra los días 24, 25 y 31 de diciembre, y el 1 de enero. La entrada es de 3,80 euros para los adultos, 2,50 euros para los estudiantes, personas entre 13 y 18 años y mayores de 60 años. Para los niños entre 6 y 13 años el precio es de 1,30 euros, y es gratis para los menores de 6 años.

Las visitas guiadas tienen lugar todos los domingos de abril a octubre a las 15.00 horas, y el precio es de 6 euros.

  • Cómo llegar

Villers-la-Ville se halla a unos 30 kilómetros al noroeste de Namur y 45 kilómetros al sur de Bruselas. La forma más rápida de acercarnos hasta ella es en coche, a través de la carretera N-5, Bruselas-Charleroi-Couvin. También podemos ir en tren, mediante la línea Bruselas-Ottignies-Charleroi, a una hora de la estación central de Bruselas. La abadía está a un kilómetro y medio de la estación de tren.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top