Julio Cortázar y Bruselas

Cortazar en Bruselas

Que me perdonen los argentinos, y mira que este que les escribe profesa una profunda devoción tanto por este país como por el protagonista hoy de nuestro artículo, pero Julio Cortázar nació en Bruselas, en Bélgica, y por tanto ante tamaño descubrimiento merece ocupar parte de este escenario de viaje virtual por tierras de este país.

Más concretamente lo hizo en la embajada argentina de Bruselas, el 26 de agosto de 1914. Dicen que ese día se produjo curiosamente el primer bombardeo alemán sobre la ciudad belga con motivo de la Primera Guerra Mundial. Y es que el padre del gran Cortázar era miembro de la Embajada Argentina en Bélgica.

Esta Embajada se encuentra en la zona de Ixelles, y como el propio Cortázar diría más tarde, «mi nacimiento en Bruselas fue producto del turismo y la diplomacia». Apenas pasó tres o cuatro años en aquella capital belga ocupada por los alemanes, sin embargo, aquí se le recuerda con cariño y con la curiosa estima de haber sido el primer país en acogerlo.

Ya a los cuatro años estaba Cortázar en Banfield, al sur de Buenos Aires. El gran escritor argentino moriría en París en 1984, pero 21 años más tarde, en el 2005, y a iniciativa de la Embajada Argentina en Bélgica, lugar donde nació, se inauguró un monumento al escritor frente a la casa en la que nació.

Se trata de un busto que significó la primera estatua de Cortázar en tierras europeas, merecido homenaje de la tierra natal, por turismo y diplomacia, todo hay que decirlo, del gran autor de Rayuela. El busto de bronce fue esculpido por Edmund Valladares y hoy podéis ir a contemplarlo en la Plaza Brugmann del barrio de Ixelles.

En el acto de su inauguración hace cinco años, la viuda de Cortázar, Aurora Bernardez, recordaba con cariño las veces que su marido regresaba a Bruselas a mirar desde la plaza las ventanas del segundo piso de la Embajada Argentina donde había nacido. Precisamente, en el edificio en el que nació, puede leerse la placa «Aquí ha nacido Julio Cortázar, 1914-1984, enormísimo cronopio».

Si vais a Bruselas, no dudéis en hacerle una pequeña visita.

Foto Vía Mano Suelta

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top