La Casa Dorada, joya del Art nouveau

La Casa Dorada

En la ciudad de Charleroi se construyó a fines del siglo XIX, exactamente en 1899, la célebre Maison dorée [Casa Dorada], la cual todavía se mantiene en pie con elegancia y constituye uno de los principales patrimonios internacionales dentro de la línea estética arquitectónica del Art nouveau.

El autor del proyecto fue el belga Alfred Frère, quien se preocupó por exponer en cada elemento utilizado el auge de la industria, la ingeniería y la ciencia que, en aquellos años, de a poco se estaba convirtiendo en modelo de la modernidad para todo el continente europeo.

La fachada está íntegramente construida con ladrillo cocido, material noble y resistente al paso del tiempo. El nombre del edificio está relacionado con el trabajo en láminas de oro que decoran en altura, entremedio de los ventanales principales, que representan el sol y una planta de cardos. Es un esgrafiado muy vistoso que realizó el artista Dievoet Gabriel van (1875-1934), en base a un diseño exclusivo para integrar en el proyecto. También hay un fresco y mosaicos que le dan un tinte español, de clara influencia árabe.

Desde mediados de 2000, la Casa Dorada se convirtió en la Casa de la Prensa, allí se organizan encuentros, charlas y reuniones de trabajo. Fue fundada por periodistas agrupados sin ánimo de lucro, cualquiera puede participar en las actividades que se desarrollan. Los interiores son muy agradables, las salas lujosas y el mobiliario único en su estilo.

Pocas viviendas Art nouveau sobrevivieron a los bombardeos de las dos guerras mundiales, por tal motivo se realiza aquí un trabajo constante para mantener el espacio en funcionamiento y en constante revisión. Es común encontrarse con disertaciones sobre economía, análisis social, cultura, política y actualidad judicial

En la planta baja presenta amplias habitaciones que pueden albergar hasta treinta y cinco personas. En el segundo piso hay una tercera habitación aún más grande, donde generalmente tienen lugar conferencias de prensa multitudinarias. La casa está abierta para que los turistas la recorran gratuitamente. No hay un guía turístico que se encargue de hacer visitas pero siempre hay gente amable trabajando dispuesta a responder preguntas y contar anécdotas y curiosidades.

Según los teóricos de arte y arquitectura belga, la Casa Dorada integra el listado de las cien principales obras patrimoniales de Valonia.

Foto vía: winniethepooh

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top