El Muelle de las hierbas, en Gante

Muelle de las hierbas

Dicen que es uno de los lugares más fotografiados de Gante. Probablemente sea cierto. El Muelle de las hierbas (Graslei) es uno de los puntos de referencia más visitados, tanto por los turistas como por los propios habitantes de la ciudad. Se trata de un pequeño puerto medieval rodeado por una arquitectura verdaderamente impactante, hermoso para recorrer de día y de noche.

El paisaje se presenta con una colección de edificios históricos, decorados con balcones y terrazas al borde del canal. La mayoría fueron construidos durante el siglo XVII, siguiendo los estilos románico, renacentista y gótico. Cada casa encierra su propia historia, por ejemplo el Almacén de trigo y la Casa gremial de los mediadores de granos, que antaño cumplían con una función social fundamental para la economía de Gante y toda la región.

También se alza la Casa de los recaudadores de impuestos, La aduana y la catedral de Saint Baafs. El puente de San Miguel ofrece una vista privilegiada de toda la zona. Se puede llegar allí en autobús o tranvía, pero sin duda la opción más interesante es la bicicleta.

Se puede pedalear con total comodidad por los costados de las calles y admirar el entorno en toda su dimensión. Muchas veces se opta por un transporte más veloz, pero este tipo de lugares es preferible conocerlos sin apuro, es un centro histórico elemental, plagado de señales que permiten leer la evolución propia de la ciudad y su florecimiento económico.

Por la noche, la postal es bellísima. Al estar tan bien iluminado el muelle, se reflejan en el agua las embarcaciones y todos los alrededores. Todavía se conservan los viejos amarraderos donde descansaban los barcos que llegaban cargados de productos para comercializar en las ferias.

Antiguamente, el nivel del agua era más bajo. Con el tiempo fueron necesarias tareas de mantenimiento para ganar tierra. El movimiento acelerado de Gante obligó a construir calles y explanadas, pero todo se hizo en armonía con la fisonomía propia del barrio, no se modificaron fachadas ni se demolieron edificios. Todo fue cuidado al máximo para conservar este lugar que hoy conforma un hermoso descanso medieval, en medio de una ciudad en pleno crecimiento.

Foto vía: gante

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






1 comentario

  1. conchis dice:

    Muchas gracias, excelente y motivante tu comentario. Ire alli y leeré al respecto.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top