Paul Delvaux, ícono del arte belga

Obra de Paul Delvaux

El surrealismo belga alcanzó uno de sus puntos máximos con la obra del plástico Paul Delvaux (1897-1994).

Sus primeras obras transitaron el camino del expresionismo clásico, pero luego de una muestra colectiva, a mediados de la década de 1930, junto con artistas de la talla de René Magritte, Salvador Dalí, Max Ernst y Joan Miró dio un giro a sus creaciones que lo acercaron a horizontes, para ese entonces, más contemporáneos y transgresores.

Nació en Antheit, Lieja. Una buena parte de su obra se encuentra en la Fundación Paul Delvaux, ubicada en Koksijde -municipio de Flandes-. Allí hay piezas de todas sus épocas, además de documentos biográficos y objetos personales trascendentes para la reconstrucción de su vida. Este espacio se encuentra en Avenida Paul Delvaux, Iaan 42 8670. La entrada general tiene un costo de 4 euros.

Otro de sus grandes referentes es Giorgio de Chirico y el denominado Arte metafísico, también en la década de 1930. Fue un quiebre hacia la representación de desnudos femeninos en contextos oníricos, de inclinación erótica y líneas definidas, donde se cruzan elementos clásicas, como la literatura de Homero y Julio Verne, con temáticas sociales relacionadas con la tecnología, por ejemplo el tren, de gran presencia desde sus primeros años como artista.

En 1959, el artista realizó un mural en el Palais du Congrès de Bruselas, considerado uno de los más importantes encargos decorativos de toda su carrera. Fue en esta época que comenzó a trabajar en series de escenas nocturnas, plagas de trenes y niñas vistas desde atrás. Desde el punto de vista estilístico no hay nada que las defina puntualmente como surrealistas, sin embargo hay una búsqueda en la luz que genera un efecto hipnotizante.

Hay una sutil referencia en sus obras a hechos fundamentales de la historia belga -por ejemplo la ocupación y el éxodo de mediados de siglo XX-, siempre en el interlineado del absurdo. Utilizaba una técnica de corte académico para crear personajes cotidianos, como mujeres y hombres distraídos, templos helénicos, jardines florentinos y perspectivas arquitectónicas. Con esos elementos construyó imágenes certeras que también hablan de sus propias inhibiciones.

Delvaux falleció en Veurne -oeste de Flandes- a los 93 años.

Información práctica

· Web oficial de la Fundación: www.delvauxmuseum.com

Foto vía: artecreha

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top