La Abadia de Stavelot, museos e historia en Valonia

Abadia de Stavelot

Stavelot se encuentra situado en medio de un entorno natural protegido, no muy lejos de la reserva natural de las Hautes-Fagnes, al borde del río Ambleve, cerca de la famosa cascada de Coo y el circuito automovilístico de Spa-Francorchamps. La ciudad es famosa por sus tradiciones locales y su célebre grupo folclórico, los Blancs Moussis, y maravilla a sus visitantes sobre todo por el encanto de sus pintorescas callejuelas y su notable patrimonio.

En ella se sitúa la famosa Abadía de Stavelot, totalmente renovada por la región valona entre 1999 y 2002. Los arquitectos restauraron su claustro, y la base del mismo, dañado desde la Revolución Francesa. Tres museos se inauguraron en su interior el 29 de marzo del 2002: el Museo del Principado de Stavelot, el Museo Automovilístico de Spa-Francorchamps y el Museo de Guillaume Apollinaire.

Con los trabajos de restauración salieron a la luz los restos de una iglesia del siglo XI, bajo el dominio del abad Poppon. En aquella época servía como iglesia monástica e iglesia de peregrinación hasta finales del siglo XVIII. La abadía de Stavelot se halla precedida de una imponente torre restaurada en 1534, de la que sólo queda en pie la planta baja, que mide 15 metros de altura. La nave de la iglesia conduce a los monjes al coro, también reconstruido en el 2002.

En el Museo del Principado podemos hacer una visita virtual a la desaparecida iglesia. En una de las salas podemos hacer un recorrido tridimensional por las estancias del templo, desde el transepto al coro, desde la nave a la cripta, y así sentir la presencia de los imponentes muros, destruidos tras la Revolución Francesa.

Stavelot

Desde hace más de un milenio, la Abadía de Stavelot ha ejercido sus derechos económicos, políticos, religiosos y artísticos sobre un amplio territorio que se extiende mucho más allá de las fronteras de Bélgica, desde el Valle del Loira al imperio germánico. El Museo del Principado de Stavelot propone un itinerario moderno, inteligente y divertido, al mismo tiempo que asombroso, a través de la historia del estado belga en el Antiguo Régimen. Un recorrido que os encantará bajo el sonido de música de la época, obras de arte y tecnologías militares anteriores a 1789.

Envuelto en una maravillosa cortina de verdor, entre Stavelot, Malmedy y Spa, el circuito de Spa-Francorchamps está considerado por muchos como la pista más hermosa del mundo. El Museo Spa-Francorchamps, ubicado en los sótanos de la Abadía, nos muestra la maravillosa historia del circuito. Documentos visuales, paneles didácticos y una exposición de vehículos, que van desde los pioneros hasta los coches de la actualidad.

Guillaume Apollinaire llegó a pasar su vacaciones en Stavelot cuando tenía 19 años. Su madre, una aristócrata polaca, visitaba el balneario de Spa. El verano de 1899, año de la estancia de Apollinaire en Stavelot, dejó una influencia marcada en el futuro del escritor.

El Museo Guillaume Apollinaire evoca la estancia del poeta en la región y los visitantes se sumergen en el universo artístico del autor. Un viaje a través de uno de los personajes más destacados del siglo XIX, un centro de documentación con más de 1000 de sus obras, abierto a estudiantes e investigadores. Podéis cenar en el romántico restaurante O Mal Aimé, imbuído en el espíritu del poeta.

Información práctica

La entrada a la abadía tiene un precio de 7,50 euros para los adultos. En el precio entra la posibilidad de visitar los tres museos de la Abadía.

La mejor forma de llegar a Stavelot es a través del tren.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top