Cosas curiosas en Bélgica

Manneken Pis

¿Sabíais que en apenas tres horas podéis recorrer en coche toda Bélgica?, ¿o que la provincia belga de Namur es en realidad el centro geográfico de toda Europa?. Y es que Bélgica es mucho más que el país del chocolate, la cerveza y la buena comida. Tiene una historia y una cultura que se remonta a la Edad Media, y una serie de curiosidades muy interesantes. ¿Queréis conocer algunas?.

En su larga historia, Bélgica ha sido ocupada por romanos, españoles, austríacos, franceses, neerlandeses y alemanes, antes de declararse independiente en 1830. Dicen los belgas que todos estos sitiadores lograron llevarse casi todo del país, menos su sentido del humor…

Este humor se muestra de diferentes maneras. Por ejemplo, en Bruselas se le tiene verdadera devoción a la estatua del Maneken Pis. Parece que nadie sabe realmente el origen de esta estatua de bronce, fundida en 1619, y que desde entonces ha conquistado el corazón de todos los belgas. La teoría más conocida es que fue construida como una fuente pública donde los ciudadanos podían ir a por agua.

Lo más fascinante de esta estatua de un niño que hace precisamente lo que su nombre indica, pis, es que cuenta con más de 650 trajes, donados desde muchas partes del mundo. Precisamente, existe un comité de vestuario que se encarga de comprobar que el traje se ajusta a las medidas de la estatua. Si es así, se acepta el traje y se añade a la colección que se exhibe en el museo.

Hay trajes de Santa Claus, Elvis Presley, Mickey Mouse, los soldados de la guardia suiza y hasta de un gerrero zulú. Los trajes se cambian a diario por un funcionario del museo. En la reja del Manneken Pis hay un programa que indica los trajes que se le colocarán en los próximos días a la estatua.

Si visitáis Malinas os encontraréis con una mascota muy curiosa, con un nombre un tanto complicado de decir, la Opsignoorke. Se trata de un muñexo, vestido con traje de la época, y una sonrisa ebria . Este muñeco fue tallado por primera vez en madera en 1647. Este muñeco se suele arrojar en los festivales de la ciudad.

Curiosamente, en muchas ocasiones, la Opsignoorke fue secuestrada por habitantes de otras ciudades, como unos ciudadanos en Amberes en 1949. Durante muchos años, el muñeco original fue encerrado en el sótano de un edificio municipal, aunque ahora reside en el Museo Municipal, para que todos puedan verla. Una estatua de la Opsignoorke adorna el centro de la plaza principal de Malinas.

Más adelante os volveremos a traer más curiosidades de Bélgica. Siempre es grato conocer algunos de los aspectos más curiosos de los países que visitamos, ¿no?.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top