El Ayuntamiento de Aalst en la Grote Markt

Ayuntamiento de Aalst en la Grote Markt

Me encantan las ciudades pequeñas, de las que parece que nunca vas a sacar nada productivo, turísticamente hablando. Allá en la zona del Flandes oriental se halla Alost, aunque para los belgas sea Aalst. Vamos a respetar su denominación original, pero sobre todo, vamos a acercarnos a su Grote Markt, su plaza principal. Quien pueda verla y diga que no se puede sacar nada de ella…

En ella veremos levantarse cada día la efigie del Ayuntamiento, que data de 1225, probablemente el más antiguo de Bélgica. Su planta es cuadrangular, con torres en las esquinas. Nos recuerdas un poco al Ayuntamiento de Lovaina, pero claro, este es dos siglos más viejo. Está construido en la conocida como piedra de Lede. Lo veréis muy alto, claro, es que antiguamente su función era más bien defensiva.

La fachada tiene un perfil gótico, con aberturas para las ventanas en la parte inferior, que aún se conservan en estilo románico, con arcos y columnas. Cuando la ciudad fue destruida en 1380 por Louis van Male, de Gante, el ayuntamiento fue parcialmente destruido por el fuego. Sólo se salvó precisamente la fachada. En 1407 se restauró el edificio y toda la Grote Markt.

La torre cuadrada se construyó en 1460, y alberga el campanario. Está coronada con un hermoso chapitel, por encima del reloj. Las dos estatuas que hay a ambos lados de la fachada son de el Duque de Flandes y el Duque de Aalst.

El reloj de la torre es tan antiguo como el campanario. Sin embargo, en 1600 se instaló el que vemos en la actualidad, siendo decorado ochenta años más tarde por Jan Lippery. Hay una inscripción en el ayuntamiento que dice SPE NEC NEC METU, que significa ni esperanza ni temor, realizada por Felipe II, Duque de Aalst, en 1555. La pequeña capilla que hay al lado del ayuntamiento es de finales del siglo XV.

Durante la noche del carnaval de Aalst el 7 de julio de 1879, parte del ayuntamiento se quemó por culpa de los fuegos artificiales. El daño fue considerable. La corona de la fachada barroca, el frontón y parte de la torre fueron reemplazados por un edificio neogótico. Sin embargo, el reloj de sol no se restauró.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top