Consejos para viajar barato a Bélgica

Friteries en Bruselas

En tiempos de crisis tenemos que minimizar los costes en todos los aspectos. A la hora de planificar un viaje, en nuestro caso a Bélgica, podemos tener en cuenta algunas recomendaciones para que la cosa nos salga un poco más barata. Algunos piensan que se van a ahorrar sólo unos pocos euros. Pero si son unos pocos euros, otros de allí y otros de allá, al final notaréis la diferencia.

Evidentemente en temporada alta, los vuelos y los hoteles salen más caros. La mayoría recomiendan viajar en temporada baja, pero si no podemos porque tenemos nuestras vacaciones en verano exclusivamente, podéis ahorraros algo si buscáis como alojamiento el típico hotel de negocios, ya que en esas fechas no tienen tanta demanda y en ocasiones bajan los precios. También podéis mirar los típicos albergues juveniles, con habitaciones dobles muy baratas, sólo que el baño es compartido.

Planificaros muy bien el tema de los bonos de transporte si tenéis pensado viajar por Bélgica. La mejor forma de hacerlo es en tren, y en Bélgica existen muchas tarjetas de viajes para ahorrarse un dinero, como la Go Pass o la Rail Pass, e incluso aprovechar para viajar los fines de semana, que sale hasta un cincuenta por ciento más barato y los niños menores de seis años viajan gratis.

Si tenéis pensado alquilar un coche, a la hora de aparcarlo debéis saber que en el centro de la mayoría de las ciudades belgas sólo existe la posibilidad de estacionarlo en un parking. Para aparcar gratis en Bélgica deberá ser en la periferia. No preocuparos porque estas ciudades no suelen ser muy grandes, y en menos de media hora estaréis en la zona turística.

Acercaros a las oficinas de turismo para que os informen de las visitas gratuitas que podéis hacer en la ciudad, o las tarjetas de descuento que tienen para visitas a museos, descuentos en tiendas y restaurantes y transporte gratuito ilimitado por la ciudad. Eso sí, en algunas de estas oficinas os cobrarán por solicitar un mapa de la ciudad, así que si podéis lo lleváis por vuestra cuenta.

Para comer en cualquier ciudad de Bélgica hay restaurantes que ofrecen el típico menú del día, mucho más barato que comer a la carta. También se puede comer muy barato en los bares y cafeterías, sobre todo si ya vais bien servidos con picar o tapear algo. Podéis ir también a los típicos Friteries, los puestos ambulantes de patatas fritas, donde también sirven salchichas, albóndigas, pastel de pescado e incluso guisos de carne. Acompañados con las célebres patatas fritas belgas, se puede comer muy barato.

Y para comprar algún regalito, tipo cerveza del país, chocolates o los célebres encajes de Brujas o algún diamante de Amberes, no se os ocurra hacerlo en las tiendas de los lugares más turísticos, porque os cobrarán el doble. Alrededor de las grandes plazas siempre hay pequeñas callejuelas que tienen tiendas muy humildes en donde comprar lo mejor y mucho más barato.

Foto Vía Scalleja

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






1 comentario

  1. Alvaro dice:

    Hola!
    Yo estuve en diciembre de 2013 y nos recorrimos gran parte de la zona de flandes y sinceramente fue una maravilla, volvimos encantados. Ya había estado de pequeño, pero no lo recordaba bien todo. Fue una auténtica experiencia.
    En mi web publiqué un reportaje documental sobre mi viaje, os dejo el enlace por si os interesa.

    http://www.alvarosancha.com/personal/photo-travel-belgium/

    un saludo!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top