El Tesoro del Priorato en Namur

Namur es quizás una de las ciudades que, dentro de la gran corona que conforman Brujas, Bruselas, Gante y Amberes, resulta de las menos conocidas. No por ello os debéis de olvidar de Namur en vuestra visita al país, siempre que podáis, claro, ya que hallaréis una ciudad de gran realeza y elegancia, y numerosos encantos por descubrir. Hoy os acercaremos a uno de sus grandes secretos, de los mejores guardados por los habitantes de esta ciudad. Se trata de una de las grandes joyas de Namur, el Tesoro del Priorato d’Oignies.

Evangeliario del Tesoro de Namur

Evangeliario

¿En qué consiste el Tesoro del Priorato de Namur?

El Tesoro del Priorato de Namur se encuentra cruzando la Plaza de las Armas de la ciudad, donde se encuentra el hermosísimo Beffroi, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, un antiguo torreón cilíndrico de 1388, que mantiene en pie el recuerdo de las antiguas murallas que custodiaban la ciudad. En el número 17 de la Rue Billiart se encuentra el Convento de las Hijas de Nuestra Señora (Soeurs de Notre-Dame), donde se custodia este hermoso tesoro.

El Tesoro del Priorato está considerado como una de las siete maravillas de Bélgica y muestra numerosas obras del platero y fraile mosano Hugo d’Oignies, que vivió en la primera mitad del siglo XIII. En total son 15 obras, como un evangelario, el cáliz de Gilles de Walcourt y el relicario de San Pedro. El resto de las obras del tesoro se atribuyen a su escuela o a los seguidores de su arte.

El evangeliario es una pieza única. En sus dos cubiertas lleva esculpido el Cristo en Majestad y la Crucifixión. Son dos auténticas obras de arte en plata dorada con esmaltes y piedras preciosas. El manuscrito del evangeliario también es obra de d’Oignies. El cáliz tiene el pie adornado con diez placas que se denominan nieladas, y que consiste en un trabajo artístico hecho con un esmalte negro compuesto de plata y plomo fundidos con azufre sobre oro o plata, y tiene la inscripción autógrafa del maestro.

El Relicario de San Pedro

El Relicario de San Pedro

El relicario de San Pedro es un semicírculo sobre un alto pedestal, con figurillas cinceladas, motivos florales y la inscripción de la fecha de realización, 1238. Estos trabajos fueron ejecutados por el encargo del priorato de Oignies, fundado a comienzos del siglo XIII por Gilles de Walcourt. Aquí vivieron los cuatro hermanos, Gilles, Robert, Jean y Hugo, el fraile orfebre.

Este tesoro se trasladó en 1648 a la recién creada diócesis de Namur y se expuso en el Museo Diocesano en 1930. En 1947 el tesoro encontró su instalación definitiva en el recién reconstruido Convento de las Hijas de Nuestra Señora, que había sido destruido por la guerra. Entre las otras piezas resaltan la filacteria de San Martín, una cruz en filigrana, orfebrería mosana con esmaltes del siglo XIII y una cruz bizantina.

Podemos visitar este tesoro de martes a sábado, de 10.00 a 12.00 y de 14.00 a 17.00 horas. Los domingos se visita de 14.00 a 17.00 horas, y los días festivos permanece cerrado.

Más información sobre Namur

Otros lugares que ver en Namur

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top