Un día entre Dinant, Maredsous y Namur

Abadia de Maredsous

Hoy continuamos con nuestro relato del viaje a Bélgica que pudimos hacer hace escasas semanas. Ya os contábamos en nuestro primer artículo, tres días en Bruselas, Namur y Dinant, que la segunda jornada de nuestra aventura la pasamos recorriendo en coche la parte sur de Bruselas, visitando la Abadía de Maredsous, Dinant y llegando a Namur.

Nuestra primera parada iba a ser la Abadía de Maredsous, situada en el pueblo de Denée, a unos 90 kilómetros al sur de Bruselas. Una zona esta ideal para pasar un fin de semana de turismo rural. Son muchos los belgas que vienen a pasar un día de campo por los alrededores. No es de extrañar pues la belleza de los pueblos y la naturaleza de la zona es magnífica.

Las carreteras que dan acceso a la Abadía de Maredsous son un tanto estrechas, y hay que ir muy atento a las señalizaciones. Una vez allí podéis reservar una visita guiada en francés, inglés o neerlandés. Nosotros la hicimos con un señor mayor, acompañado por sus dos perros, y nos llevó a conocer todas las dependencias de la abadía, monasterio benedictino del siglo XIX.

Después de la visita guiada a los jardines, la iglesia y el interior de la abadía podemos terminar en la tienda de Maredsous para comprar algunos de sus productos, como las cervezas que elaboran los monjes, el pan envasado, latas de mermelada, etc…

Brasserie du Bocq

Desde Maredsous pusimos rumbo a Dinant, situado 16 kilómetros al sureste de la abadía. A mí particularmente es una ciudad que me encanta, sobre todo por las vistas que tiene, la silueta de su catedral, la ciudadela y las casitas que se asoman al Mosa. Allí comimos en el Restaurante Le Trois, un local pequeñito pero encantador, con un servicio estupendo ( fueron ellos los que nos guiaron hasta nuestra próxima visita ).

Después de comer y echarnos unas fotos con Adolphe Sax, inventor del saxofón y nacido en Dinant precisamente, nos dirigimos hasta la Fábrica de Cervezas de Brasserie du Bocq, situada diez kilómetros al norte de Dinant. Una fábrica industrial, que no tiene nada que ver con la artesanal Cantillón que vimos en Bruselas.

La visita guiada la hicimos con una de las empleadas de la fábrica, quien nos mostró el proceso de elaboración de sus cervezas y las máquinas empleadas para ello. La visita es en inglés, pero se entiende perfectamente. Tras la visita al interior de la fábrica se pasa al bar para hacer una degustación de alguna de las cervezas Bocq. De ellas quizás la más conocida es la Blanche de Namur.

Y de la Brasserie du Bocq hasta Namur, unos 25 kilómetros al norte. Capital de la Valonia y encrucijada de los ríos Mosa y Sambre, un lugar muy acogedor, gente muy agradable y hospitalaria, por cierto, donde nos alojamos en el Hotel Les Tanneurs, un antiguo edificio del siglo XVII completamente restaurado. Para cenar fuimos a La Petit Fugue, en pleno centro histórico de Namur.

Ya os contaremos en el próximo artículo nuestra visita a Namur, con la ciudadela en especial y el paseo por el centro de la ciudad.

Fotos Vía José Manuel Vargas

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,






2 comentarios

  1. Jose Luis Lizarzaburu dice:

    Belgica pais sorprendente de Europa con castillos medievales donde se combina la cultura Francesa con la Flamenca de origen Germanico un pais muy hermoso que me gustaria conocer con ciudades hermosas como Bruselas sede del parlamento Europeo, Lieja, Namur, Amberes uno de los puertos mas importantes de Europa, en conjunto un Gran Pais que merece conocerlo Viva Belgica te Kiero
    Saludos
    Jose Luis Lizarzaburu

  2. Eurovilles dice:

    Buenas noches,

    Efectivamente la naturaleza forma parte de las ciudades belgas. Situadas generalmente junto a riberas más o menos importantes, la vegetación se instala en los rincones mas insospechados. Namur, ciudad que acoge en la confluencia de la Meuse y la Sambre, el parlamento wallon, ofrece en cada perspectiva de sus calles un respiro de verdura.

    Si hay un color que caracteriza a Namur y su provincia el el verde, el verde-marron de sus aguas, el verde-otoño de sus noviembres, el verde en ranuras y portales…

    Y es que como dice la expresión francesa: «Namur rime avec Nature» :)

    Os invitamos a descubrir la provincia, sus abadías y ciudades en tren.
    Tren y Bélgica son sinónimos, si no que se lo digan a Tintín :)

    à bientôt!

    Parque Louise-Marie en Namur http://on.fb.me/8XC2wJ

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top