Las Cuevas de Hans-sur-Lesse

El pueblo de Hans sur Lesse, de apenas 12.000 habitantes, es conocido en todo el país por sus famosas cuevas, además de ser uno de los grandes lugares de veraneo de los belgas. Las cuevas son las más bonitas de Bélgica, sin lugar a dudas. Fueron descubiertas en 1856 y tienen 3 kilómetros de largo, y se articulan en varias cuevas con formaciones siempre muy impresionantes, hasta la inmensa Sala de la Cúpula, de 129 metros de alta, donde discurre el río Lesse. ¿Hacemos una pequeña visita?

Hans sur Lesse,

Tranvía de Hans sur Lesse

Si estáis decididos a conocer las entrañas de la tierra, acompañadnos. Desde el pueblo de Hans sur Lesse, un tranvía de más de 100 años nos lleva a la entrada misma de las cuevas, en un recorrido de apenas 4 kilómetros. Allí os recibirán los guías turísticos que nos llevarán de una punta a otra de las cuevas para que podamos descubrir todos los rincones de las mismas.

Visita a la Cueva de Hans-sur-Lesse

La primera sala que nos encontraremos es la llamada Scarab. Allí nos reciben enormes estalactitas, estalagmitas, columnas y colgaduras realizadas por la misma piedra con el paso de los siglos. Esta sala corresponde a la época final del neolítico, sirviendo de refugio para sus primeros pobladores. En ella se han efectuado hasta ahora la mayoría de las excavaciones arqueológicas y se ha logrado reproducir en gran parte la vida de nuestros antepasados en esta zona.

La siguiente cámara es la denominada Vigneron. En esta sala se sucede un cruce de galerías. Una de ellas, ricamente decorada, se encuentra en un nivel superior, donde el río Lesse ya no alcanza. Donde sí llega el río es en la parte baja de esta sala, en una galería en la zona sur donde, en la época de más lluvias, se inunda. En la entrada de la sala hay una gran capa de arena. Estos sedimentos han sido depositados allí por el río Lesse desde hace cientos de miles de años.

Estalagmitas en las Cuevas de Hans sur Lesse

Estalagmitas

La siguiente galería lleva por nombre Verviétois, y fue descubierta en 1962. También es una sala de gran belleza, con estalactitas, estalagmitas, columnas, y el famoso Minarete, una impresionante estalagmita de 5 metros de altura y 12.000 años de antigüedad. El colorido de esta sala es espectacular. El blanco proviene de la piedra caliza, mientras que los demás colores provienen de la vegetación que el río Lesse ha ido arrastrando hasta la galería. Cuidado porque, por el humus del suelo, es una zona muy resbaladiza. Pero ya os avisarán los guías cuando accedáis a ella.

La siguiente galería se le conoce cariñosamente como la Misteriosa. Es muy pequeña, pero las formas de la piedra y los colores son sorprendentes. Aquí también el río ha ido creando un colorido fascinante sobre la piedra. Con el blanco se mezclan el rojo y el naranja, el gris y el azul. La puerta de salida de esta sala es una estalagmita fechada en más de 120.000 años. De allí observaremos la primera aparición del río Lesse en la galería Estigia. Buceadores profesionales siguen aún investigando los fondos de esta galería, para sacar a la luz lo que guardan sus entrañas.

Una de las salas más impresionantes es la que todos llaman la del Trofeo, ya que allí se esconde precisamente la piedra del mismo nombre. Es quizás de lo más espectacular de la cueva. Tiene 7 metros de alto y 20 de ancho. Esta preciosa masa de estalactitas está suspendida sobre una bóveda de 20 metros de altura. En algunas épocas del año, esta sala está inundada por el río, así que esperamos que en vuestra visita, el cauce siga su curso normal y os permita visitar el maravilloso Trofeo.

Salida de las cuevas

La salida de la Cueva

Continuamos bajando hasta los 110 metros desde el nivel del suelo, para encontrarnos con el Salón de Armas, la segunda sala más grande de las cuevas. Desde el techo sobresalen colgaduras de más de dos metros, y la nave de la sala se extiende más allá de los 60 metros de largo. Esta sala impresiona sobre todo por la luz de la estancia, y el efecto acústico que tiene. Cualquier leve susurro os transmitirá eco.

La sala más grande las cuevas es la Sala de la Cúpula, formada por grandes estalagmitas. Tiene una longitud de 145 metros y ante ella nos parecerá que nos encontramos, ahora sí, en el centro mismo de la tierra. Al final de la sala, una escalera nos lleva de nuevo al cauce del Lesse. Allí nos montaremos en una barcaza, para en un viaje de unos cinco minutos a través de las grutas que recorre el río, volver a la salida de la cueva.

La salida de la gruta está formada por un maravilloso arco y sobre todo, la sensación de la luz del día. Un recorrido como veis fascinante. Una auténtica aventura a través de las entrañas de la tierra. Como os venimos diciendo, si visitáis Bélgica para ver sólo las grandes ciudades de la corona, os estáis perdiendo mucho más. Nosotros os acercaremos a aquello que no podáis ver, empujándoos un poquito para que repitáis destino, para que volváis a Bélgica.

Información adicional

Información y compra de entradas en: Tickets para las cuevas de Hans

  • ¿Dónde están?
    • A 75 kms. de Lieja
    • A 55 kms. de Namur
    • A 95 kms. de Charleroi
    • A 38 kms de Dinant
  • Para llegar desde Dinant en coche el camino más corto es por la E411. Con poco tráfico llegaréis en unos 30 minutos.
  • Precios: La entrada a las cuevas tiene un precio de 17,00 para los adultos, y 11,00 para niños entre 3 y 12 años.
  • Horarios: son muy distintos con respecto a los meses en los que vayáis. Si queréis podéis consultar aquí: horarios de las cuevas.

Para seguir visitando cuevas…

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top