Bertem, turismo rural e historia en Lovaina

Bertrem

De Bélgica la mayoría de vosotros conoceréis sus principales ciudades, ¿verdad?. Es un placer poder perderse por ellas y disfrutar de un entramado medieval de cuento de hadas. La exquisita arquitectura de muchas de estas ciudades, convierte a Bélgica en un país de visita imprescindible. Pero, ¿qué tal si nos dejáramos llevar por el pequeño encanto de sus pueblos?.

Por ejemplo, apenas a unos diez kilómetros al oeste de Lovaina se encuentra Bertem, un pequeño pueblecito típico de esta zona. Con lo de típico nos referimos a los prados verdes que le rodean, sus casitas oscuras, con tejados de pizarra y ladrillos rojos, y la imponente iglesia que hace de centinela a toda la población.

Siempre me resultaron curiosos esos pueblos en los que en el centro de unas cuantas casas se levanta una iglesia de dimensiones enormes. En Bertem lo hace la Iglesia de San Pedro, construida en el siglo XI pero maravillosamente conservada. Es una iglesia singular, con su piedra de color ocre, su tejado oscuro y su amplio cementerio alrededor.

Bertem apenas tiene mayor encanto que esta enorme iglesia, en lo que se refiere a monumentos de interés. Porque aquí lo que nos llama la atención es la tranquilidad de sus gentes, el fascinante entorno rural, el aire puro que nos llega desde la espesura de colores que rodean el pueblo. Y es que cerca de aquí tenemos el Bosque de Bertem y las inmensas llanuras abiertas de Leefdaal.

Porque si por algo se caracteriza Bélgica, entre otras cosas, es por esas tremendas llanuras planas. Vas en el coche y descubres kilómetros y kilómetros de verde a tu alrededor. No os quiero ni contar lo que supone hacer una excursión en primavera o en otoño, especialmente en esta última estación. Los colores de los árboles parecen haberse empapado eternamente del atardecer.

Simplemente por este encanto rural y natural os aconsejaría que os acercarais una mañana o una tarde a Bertem. Si estáis en Lovaina no os supondrá mucho. La belleza del paisaje es curiosa y cristalina. Si a eso le añades la silueta en majestad de su Iglesia de San Pedro, esta excursión puede ser una manera bonita de conocer la naturaleza y la historia de Bélgica en uno.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top