De Halve Maan, cerveza en Brujas

De Halve Maan

Bélgica ha sido famosa por su cerveza desde la Edad Media, sin embargo De Halve Maan es la única fábrica de cerveza de una ciudad como Brujas. El propio Benjamin Franklin dijo una vez que la cerveza es una de las pruebas de que Dios nos ama y quiere que seamos felices.

Y los belgas, para no deshonrar a Dios, han seguido esta máxima al pie de la letra. A día de hoy, hay cientos de tipos de cerveza en todo el país, muchas de las cuelas cuentan con su propia botella diseñada en exclusiva y para mejorar el sabor de esa cerveza.

Cuenta la leyenda que, San Arnold, un monje benedictino del siglo XI, fue nombrado el patrón de los cerveceros, después de que en vida alentara a todos a beber cerveza en lugar de agua durante una plaga. El pueblo se salvó, ya que era el agua precisamente quien propagaba la enfermedad, y la cervza se convertía en la bebida más segura.

La historia de la fábrica de cerveza De Halve Maan, que en castellano significa Media Luna, situada en el centro de Brujas, se remonta al siglo XVI, época en la que había hasta 30 fábricas de cerveza en Brujas. Desde 1856 la fábrica ha sido propiedad de la familia Maes. En 1981 Veronica Maes introdujo una nueva variedad de cerveza, la Straffe Hendrik, para celebrar la inauguración de una nueva estatua de San Arnold en Brujas.

Aunque la Straffe Hendrik tuvo mucho éxito, fue adquirida por la marca Riva en 1988, por lo que dejó a Maes con una elaboración de cerveza menos. En el 2005 De Halve Maan surgió con una nueva cerveza llamada Brugse Zot. Esta es la única cerveza que se elabora ya en el centro de Brujas.

Brugse Zot toma su nombre de una historia que se remonta a 1400, cuando Maximiliano de Austria visitó Brujas. A su llegada, los habitantes de la ciudad organizaron un desfile. Maximiliano de Austria, al ver el desfile dijo: Brujas parece una ciudad de locos, una ciudad-manicomio. Por eso, Brugse Zot significa en castellano «los tontos de Brujas».

La visita guiada a la fábrica de De Haalve Man dura 45 minutos. Una guía en varios idiomas nos hablará de la historia de la cerveza y nos explicará cómo se hace hoy en día la Brugse Zot. La fábrica se sitúa en su lugar original, y tiene varias plantas. A medida que vamos subiendo, las escaleras se hacen más estrechas y empinadas.

Sin embargo, al llegar a la azotea de la fábrica tendremos una maravillosa vista de la ciudad de Brujas. Al volver a la planta baja se nos compensará la subida y la bajada con la degustación de una Brugse Zot.

Para más información, y reservar visita, podéis dirigiros a la página web de la fábrica.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top