El estadio Rey Balduino, antiguo estadio Heysel

Estadio Rey Balduino de Bruselas

El fútbol es deporte de multitudes, o pasión, que dirían otros. Europa y Sudamérica viven y sufren por un deporte que cada vez mueve más dinero a su alrededor, que es fuente de ingresos para sus clubes y en el que sus jugadores, al menos algunos de ellos, transitan por este mundo como auténticos héroes o dioses caídos del cielo.

Imposible de volver los ojos a otro lado, el turismo también fijó sus ojos en el «deporte rey», y la, en ocasiones, enfervorecida pasión por los equipos más laureados de la Historia ha llevado a muchos a querer visitar sus estadios y guardar en sus retinas una visión propia de lo que en tantas ocasiones solo vieron por televisión: en España, el Bernabeu o el Camp Nou, en Inglaterra, Old Trafford, en Holanda, el Ámsterdam Arena, en Francia, Saint Denis, en Italia el de San Siro o el Olímpico de Roma, y en Bélgica, cómo no, en Bruselas, el estadio Rey Balduino, aunque desgraciadamente este estadio se hiciera más famoso por su denominación anterior, Heysel.

Historia del Estadio Rey Balduino en Bruselas

Hasta hoy, este estadio cuenta con 85 años de historia a sus espaldas, no solo de partidos de fútbol, sino de diferentes eventos deportivos, pues el Centenario fue planeado como estadio multiusos.

Tanto es así que su estreno se hizo con puebas ciclistas en el transcurso del Campeonato Mundial de Ciclismo en pista, allá por el año 1930. Aquel año, el día 23 de agosto, el estadio quedó inaugurado para conmemorar así el centenario de la independencia de Bélgica. De ahí su nombre inaugural de «Estadio Centenario» aunque también se conociera como «Estadio Heysel», para recordar la zona en la que se encuentra, el distrito de Heysel de la capital belga.

El estadio se levantó sobre unos terrenos que la Corona belga cedió a la ciudad en el año 1926 y dada la cercanía de tan histórica fecha no se le encontró mejor uso que el de crear en ellos un estadio multiusos. Sin embargo, el velódromo con el que contaba, de madera, fue demolido tras la Segunda Guerra Mundial y su nombre inicial cambiado definitivamente al de estadio Heysel de Bruselas.

Desde entonces muchos han sido los eventos futbolísticos que ha recogido, entre ellos 4 finales de Copa de Campeones de Europa, a la que hoy conocemos como Champions, y, curiosamente, en tres de ellas hubo equipos españoles. Aquí el Real Madrid ganó dos Copas de Europa, la de 1958 en la que derrotó al Milán por 3-2 y la de 1966 en la que venció al Partizán por 2-1. El otro equipo español que jugó una Copa de Europa en Heysel fue el Atlético de Madrid, en 1974, cuando perdió la final ante el Bayern Munich.

Solo una final más de Copa de Europa se ha disputado aquí, pero de trágico recuerdo: la de la final de 1985 entre la Juventus y el Liverpool, que será recordada como una de las mayores tragedias de la historia del fútbol, pues una avalancha humana acabó con la vida de 39 personas que habían acudido al estadio para ver el partido. Desgraciadamente el nombre de Heysel quedaría para siempre asociado a esa gran tragedia y hubieron de pasar muchos años (durante diez años el estadio estuvo cerrado al fútbol, y solo acogió eventos del Memorial Van Damme de atletismo) hasta que se volviera a albergar allí una gran final, la de la Recopa de Europa en el año 1996, aunque cuatro años después se disputara en ella la Eurocopa del año 2000, no sin antes haberle cambiado el nombre de Heysel al de Estadio Rey Balduino con el que se le conoce hoy día.

Quedaba así enterrada en cierto modo esa triste imagen que guardaba desde 1985 tan histórico estadio.

Hoy día en este estadio solo juega la selección belga, pero eso sí, tiene un más que interesante tour para esos amantes del fútbol que, como comentaba al principio, disfrutan visitando estadios de fútbol históricos.

Visita al Estadio de Fútbol de Bruselas

La visita solo puede hacerse reservando con antelación de lunes a jueves de 10 a 17 h. y los viernes de 10 a 16 h. Cierran los sábados, domingos y festivos y en los días de eventos.

El estadio se encuentra en la Avenue de Marathon, 135, y la forma más cómoda de llegar es en metro, en la línea Heysel, en tranvía en las líneas 19, 23 y 81 o en autobús en las líneas 84 y 89.

Para ver también en los alrededores

Foto vía Joni Fuego

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top