Tres días en Bruselas, Dinant y Namur

Grand Place de Bruselas

Hace pocas semanas tuvimos la oportunidad de pasar tres días en Bélgica, recorriendo Bruselas, Dinant y Namur en una ruta especial de la cerveza. Porque, para los que no lo sepáis, Bélgica es una de los grandes países de esta bebida. Hay cientos de fábricas por todo el país, cientos los tipos de cerveza y los bares que la sirven, y una cultura al respecto totalmente diferente a la que estamos acostumbrados.

Salimos bien tempranito del Aeropuerto de Barajas hasta Bruselas ( hay un avión a las 6.40 horas que a las 9 os deja ya en la capital belga para que aprovechéis bien el día ) y de allí a nuestro hotel, el Dominican Carlton Hotel, un hotel muy céntrico, perfectamente situado con la particularidad de poder escuchar cantos gregorianos mientras subimos por el ascensor…

Pasear por Bruselas por la mañana es una pasada, sobre todo por los alrededores de la suntuosa Grand Place. Hay gente a todas horas, ya que aquí sobre las 12.00 o 12.30 horas ya se busca un restaurante para comer. Nosotros lo hicimos en la Rue d’Or, un restaurante clásico ambientado en el París de principios de siglo. Os recomiendo aquí la pata de cordero con salsa de cerveza… qué maravilla…

Por la tarde fuimos a visitar la Fábrica de Cerveza Cantillón, la más antigua de Bruselas, ya que data de 1900, y de ahí a tomar una degustación de cervezas antes de la cena, algo que también es muy típico en Bélgica. Para cenar, nada mejor que unos mejillones con patatas fritas en el Restaurante Chez León, el mejor lugar para probar este típico plato belga. Y luego, terminar la noche en el Delirium Cáfé, el templo de la cerveza en Bruselas. Era miércoles y el ambiente en el centro de Bruselas era el de un fin de semana en cualquier ciudad.

Al día siguiente partíamos rumbo en coche hacia Dinant, situada a unos cien kilómetros al sur. De todas maneras, si no tenéis coche, también se puede ir perfectamente en tren. Dinant es una de las ciudades que más me gustan de Bélgica, sobre todo por las preciosas vistas que ofrece. La Catedral de Dinant, con la enorme roca a sus espaldas y la ciudadela en la cima, el río Mosa bañando su paisaje otoñal y sus casitas. Es una delicia para los amantes de la fotografía.

Dinant

Ademas, ¿sabíais que en Dinant nació Adolph Sax, el inventor del saxofón?. Delante de su casa natal hay una estatua del propio Adolphe Sax sentado en un banco. Cómo no es parada obligatoria para los turistas hacerse una foto con el músico belga. Desde Dinant podéis ir a Purnode, apenas diez kilómetros al norte, para visitar la Fábrica de Cerveza de la Brasserie du Bocq.

Después de comer en Dinant, en el Restaurante Le Trois, muy bueno, por cierto, y de pasar el día echando fotos en la ciudad y la fábrica de cerveza, llegamos a Namur, apenas treinta kilómetros al norte de Dinant. En Namur nos alojamos en el Hotel Les Tanneurs, un antiguo edificio con habitaciones rehabilitadas del siglo XVII en pleno centro histórico.

Namur es una ciudad histórica en donde se funden los ríos Mosa y Sambre. Es precioso el trayecto a lo largo del Mosa que se hace desde Dinant a Namur. Allí es imprescindible subir hasta la Ciudadela de Namur, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, desde la que se tienen unas vistas impresionantes de la ciudad. No olvidaros de pasear por el centro, visitando la Catedral de Namur, el Belfort a su lado o la Iglesia de Santiago.

Este recorrido por la región valona resulta muy pintoresco, sobre todo si en el trayecto entre Bruselas y Dinant os detenéis a ver la Abadía de Maredsous, en Annevoie, noventa kilómetros al sur de Bruselas y apenas a quince al oeste de Dinant. En aquella abadía los monjes llevan siglos elaborando la cerveza Maredsous. Se pueden hacer visitas guiadas a la propia abadía y al proceso de elaboración. Aunque lo mejor son las vistas de los jardines y los pueblos pintorescos de los alrededores.

Como veis estos tres días en la Valonia, recorriendo Bruselas, Dinant y Namur pueden dar para mucho siempre que llevemos bien preparado el viaje. Arquitectura, cultura, historia y una ruta de la cerveza muy interesante os esperan.

Fotos Vía José Manuel Vargas

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,






1 comentario

  1. Carolina Simental dice:

    Excelente articulo, realmente visitar estas tres ciudades de Bélgica es una experiencia inolvidable, he tenido la oportunidad de hacer el recorrido que nos narra Jose Manuel y saborear la rica cerveza, los deliciosos y típicos mejillones que preparan en el Restaurante Chez León! Sin duda es una viaje que volvería a repetir!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top