Lovaina, ciudad universitaria

Lovaina

Lovaina es una ciudad pequeña pero encantadora y, sobre todo, muy acogedora. Un lugar con mucho ambiente, y una oferta de ocio auspiciado sobre todo por ser la ciudad universitaria por excelencia de Bélgica. Las calles están continuamente llenas de estudiantes, bares, restaurantes, residencias, edificios… es tal la importancia de su Universidad que incluso estudiantes de otros países van allí a estudiar.

Pero como buena sede universitaria que es Lovaina, también encierra un nivel cultural alto que se plasma en su historia y en su patrimonio. Y es que por esta ciudad han pasado insignes famosos como Erasmo de Rotterdam.

Qué ver en Lovaina

La Grote Markt de Lovaina es impresionante, sobre todo, por las siluetas de su Ayuntamiento y de la Iglesia de San Pedro. Yo os aconsejaría que os sentárais en una de sus muchas terrazas y disfrutarais de alguna de las ricas cervezas belgas; con ella en la mano, mirad a vuestro alrededor y empapaos de siglos de cultura encerrados entre tan bellísimos muros. A nuestro alrededor se levantan las salas de la Universidad, el antiguo mercado y la Mesa redonda, el Ayuntamiento y un poco más allá San Pedro.

El Ayuntamiento es uno de los más bellos ejemplos de arquitectura gótica civil de toda Europa. Matthijs de Layens fue su constructor entre 1448 y 1463. Pero resalta en su fachada las casi 300 capillitas cada una con su propia escultura.

La Iglesia de San Pedro también es de estilo gótico flamenco y fue construida por Van Vorst en el año 1425, aunque finalmente la acabó Layens. En su interior no os perdáis el púlpito de madera en estilo barroco ni el cuadro de La Última Cena de Dieric Bouts.

La Iglesia de San Miguel, o la de Nuestra Señora de los Dominicos, o el edificio de la Mesa Redonda, situado junto al Ayuntamiento, son dos muestras de la bella historia que ha tenido Lovaina. Y, continuando con nuestro tranquilo paseo por las calles de la ciudad, nos encontraremos con un barrio típico en cada ciudad de Bélgica o de Holanda: el beguinaje, lugares que siempre han estado destinados a mujeres solas, y que se han caracterizado por ser un lugar de tranquilidad y reposo absoluto.

El beguinaje de Lovaina es uno de los más grandes de toda Flandes pues entre los siglos XV y XVIII llegó a tener más de setenta casas, e incluso, desde 1998, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Información práctica:

Para llegar a Lovaina, hay que volar hasta Bruselas, y desde ahí coger algunos de los trenes que llevan a Lovaina, y que nos acercará en apenas media hora.

Distancia entre Bruselas y Lovaina: 30 kilómetros.

Alojamiento.

Podéis reservar a través del Belgium Tourist Reservation o en la Oficina de Turismo de Lovaina.

Otras informaciones:

Turismo de Flandes, Bélgica y Bruselas en España. Tfno. 935 085 990.

Amplia esta información en:

Tags: ,

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. Leonardo Martin dice:

    hermosa ciudad, yo la conoci en verano pasado cuando fui a visitar europo, tengo un amigo que se fue a jugar al futbol alla cerca de ahi, es increible y ahora que leo el informe me doy cuanta de cosas muy buenas que no sabia porque fui por mi propia voluntad y no entendiamos el idioma

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top