El Castillo de Hex en Limburgo

Castillo de Hex

El Castillo de Hex, en la provincia de Limburgo, fue la residencia privada de François Charles von Velbruck, príncipe-obispo de Lieja entre 1772 y 1784. Se trata de una joya de estilo rococó, casi sin rival en Bélgica. A Velbruck se le recuerda como un filósofo ilustrado y humanista, amante de la naturaleza, mecenas del arte. Dotó a Lieja de una academia de pintura, escultura y grabado, por lo que fue uno de los más amados príncipes-obispo de Lieja.

En 1770 Von Velbruck comenzó la construcción de su castillo, de forma hexagonal, en una finca que anteriormente había sido el pabellón de caza de su padre. A Velbruck le encantaba la belleza de la región de Hesbaye, en el condado de Looz. A su muerte, al tratarse el castillo de una posesión personal y no del principado de Lieja, fue heredado por su familia.

Concluido en 1772, el Castillo de Hex fue construido en medio de una paraje excepcional, con cinco hectáreas de jardines al estilo francés, y otras 60 hectáreas de estilo inglés. El terreno es montañoso, con 60 metros de diferencia entre el punto más alto y el más bajo.

Lo más notable del conjunto de los jardines es su colección de rosas, que incluye una variedad que no se da en ningún otro lugar del mundo: la Rosa Velbruck Indica Centifolia, con el nombre del antiguo propietario de la casa. También podemos contemplar el jardín chino y el huerto. El parque que rodea la casa está catalogado como reserva natural.

Rosas del Castillo de Hex

El castillo tiene forma de U, con su fachada de 19 ventanas a dos niveles. El interior fue diseñado bajo los opulentos estilos de Luis XV y XVI. Algunas habitaciones tienen decoración china. Hay más de seis salones, cada uno con una decoración diferente. El comedor principal está decorado con magníficos paneles de madera, obra del artista de Lieja, Tombaye.

Información adicional

El castillo en sí no puede ser visitado, pero el parque y los jardines están abiertos al público para el Festival de las Plantas dos veces al año, el segundo fin de semana de junio y el segundo fin de semana de septiembre. Las visitas guiadas comienzan cada hora. La entrada cuesta 7,50 euros, y no se permite la entrada de animales.

Durante el resto del año se pueden organizar visitas a través de una solicitud por escrito tres semanas antes de la visita. Los recorridos duran aproximadamente entre hora y media y dos horas, y se pueden hacer entre las 10.00 y las 13.00 y entre las 14.00 y las 17.00 horas. El precio también es de 7,50 euros.

Cómo llegar

El Castillo de Hex se halla en el pueblo de Heks, a mitad de camino entre Saint Truiden y Tongeren, tres kilómetros al sur de Borgloon. Si llegáis en coche desde Bruselas, Lovaina o Lieja, hay que tomar la atopista E-40. En la salida 29, la de Waremme, hay que tomar la carretera N-69, atravesando Oreye y Tongeren, siguiendo durante cinco kilómetros hasta Heks. Una vez allí hay que seguir la carretera principal que atraviesa el pueblo. Al final de Heks hay una curva a la derecha, luego un cruce, y la carretera de la izquierda lleva hasta el castillo y su aparcamiento.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top