Patershol, el barrio de los tejedores en Gante

Patershol

Os recomiendo que si vais a visitar ciudades como Bruselas, Brujas, Gante, Lovaina etc… paseéis tranquilamente por el laberinto de canales, piedra y madera de sus calles. Resulta una delicia perderse por el entresijo de estos rincones con encanto. Siglos y siglos de historia anidan entre sus muros.

Precisamente ahora mismo recordaba mi visita al precioso y pintoresco barrio de Patershol en Gante. Casi todo lo que veréis aquí nos lleva hasta el siglo XVII, época en la que aún continuaba patente el esplendor de esta ciudad. Este rincón es el barrio de los tejedores, ya que fue este gremio quien habitaba sus casas.

Lo que en aquella época era un rincón modesto, hoy se ha convertido en una de las zonas más elegantes y selectas de Gante. A primera vista sus casas de ladrillo nos podrían llevar al centro histórico de cualquier ciudad, pero en el bajo de cada una de ellas se han habilitado algunas de las tiendas, bares y restaurantes más chic.

A pesar de todo, sigue manteniendo el encanto particular del siglo XVII. Las callejuelas son estrechas y adoquinadas. Es un barrio muy tranquilo, bohemio tal vez. Se respira por todas partes la esencia del Gante antiguo. La gente pasea, entra en las tiendas, se sienta en los restaurantes… Todo es muy relajado.

De día es un buen lugar para pasear, pero yo, como casi toda Gante, prefiero este barrio de noche. La tenue iluminación amarillenta lo hace aún más bohemio y encantador. Los bares y restaurantes se llenan de turistas y lugareños (aunque la mayoría sean selectos, siempre se escapa alguno más modesto para cenar sin tener que dejarnos un ojo de la cara).

Os recomiendo Patershol a la caída de la tarde, discurrir por sus callejones sin un destino fijo. Fijaros en la arquitectura tradicional de sus casas, la sencillez de sus líneas. Más tarde, elegir un restaurante y sentaros a degustar las delicatessen de la cocina local. Muchos de ellos son lugares íntimos y con mucho encanto.

Patershol es otro más de los rincones a disfrutar de Gante. Como en casi todas las ciudades belgas, pasear puede convertirse en uno de los “deportes” favoritos del turista.

Foto Vía Intelligent Travel

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top