La Catedral de San Salvador en Brujas

Catedral de San Salvador en Brujas

En la preciosa ciudad medieval de Brujas se levanta la Catedral de San Salvador. Si es propio de esta ciudad el haber conservado intactos muchos de sus edificios a lo largo de los siglos, concretamente la Catedral de San Salvador no es un ejemplo de ésto que apuntamos.

En un principio la construcción de esta iglesia no llevaba en sus orígenes la idea de ser la catedral de la ciudad, sino que la condición de tal se le aplica bien entrado ya el siglo XIX. En sus orígenes, la Catedral de San Salvador se erigió y ofició como iglesia parroquial en el siglo X. En aquella época el primer edificio religioso era la Iglesia de San Donatius, en la plaza del Ayuntamiento.

Pero a finales del siglo XVIII, los habitantes de Brujas entraron en discrepancias con el obispo de la ciudad, ya que se trataba de un obispo francés y Bélgica estaba en ese momento en proceso de independencia, que se alojaba precisamente en San Donatius, llegando a asaltar la iglesia. Tras la independencia de Bélgica en 1830, un nuevo obispo se instaló en Brujas y promovió la Iglesia de San Salvador como catedral de la ciudad. Aquella Iglesia de San Salvador, más pequeña y menos ostentosa que su antecesora de San Donatius, tuvo que acondicionarse para poder ser el primer templo de una ciudad tan señorial como Brujas.

De su conjunto, la parte más antigua y que todavía existe es la torre. Se remonta a finales del siglo XII. La vista que tenemos de ella es una poderosa construcción rematada en dos cuerpos de campanarios. A partir de ella comenzaron a construirse las demás partes del templo.

En 1839 un incendio destruyó el techo de la iglesia. Se encomendó la reconstrucción del templo al célebre arquitecto inglés William Chantrell, que alargó aún más si cabe la torre de la Iglesia para que pudiese ser más alta que la de la Iglesia de San Donatius. A su conclusión, Chantrell dejó la cima de la torre plana, de estilo románico, cosa que no gustó entre los círculos poderosos de la ciudad que, sin el consentimiento del arquitecto, le dieron el remate que hoy vemos, en forma de aguja gótica.

Interior de San Salvador

En el interior de la Iglesia podemos encontrar numerosas obras de arte que en su momento lo fueron de su predecesora San Donatius. Entre los más llamativos son los tapices que decoran los laterales de la nave central, tejidos en los talleres de Bruselas por Van der Borcht en 1730. Son tapices de una riqueza exuberante. También podemos observar una maravillosa sillería de madera del coro del siglo XVI.

Si su exterior nos muestra una iglesia no demasiado recargada, no demasiado ostentosa, propio de la sobriedad del estilo flamenco, el interior como decimos es impresionante. El altar mayor, tras recorrer una enorme nave central, está profusamente decorado. Bajo el órgano encontramos una magnífica escultura de Dios Padre en mármol blanco obra de Arthur Quellin.

También debemos visitar el Museo Catedralicio, justo a la derecha de la Catedral. En él podemos contemplar grandes obras de la pintura flamenca, y bellos ornamentos de tesorería como relicarios de oro y plata y objetos propios de los oficios religiosos.

Por cierto: desde la Basílica de la Santa Sangre también tenéis acceso a la Capilla de San Basilio. Os gustará.

PARA SEGUIR NUESTRA RUTA POR BRUJAS

Tags: , , ,

Imprimir


2 comentarios

Comments RSS

  1. dennis dice:

    podrias poner la planta????????????
    es que no lo encuentro en ningun lugar

  2. Juan Pons dice:

    Hola:
    Si fueran tan amables que me explicaran como encuentro la inscripción de nacimiento o fe de bautismo de mi tio el cual creo nació en la jurisdicción de Brujas en el año 1901, necesitaría dirección postal o i-mail del Arzobispado y del Registro Civil de esa ciudad.
    Agradecido por anticipado, les saluda.
    Juan Pons

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top